‘Jaque al reino’, en la Feria del Libro de Zaragoza (crónica y fotos)

Por primera vez la Feria del Libro de Zaragoza se ha desarrollado en un lugar dedicado a un escritor: el Parque José Antonio Labordeta, un lujo de espacio para disfrute de la gente, el centenario pulmón verde de esta ciudad, y encima dedicado a uno de los más grandes (quizá por eso se ha conservado la denominación popular de Parque Grande como antesala del nuevo nombre). Y por fin, tras dos años de restricciones por la pandemia, hemos podido reencontrarnos con los lectores a cara descubierta y sin vallas ni filas insoportables. Sí, este año ha sido una gran Feria. Tal vez la fiesta de los libros ha venido al Parque Labordeta para quedarse.

«Espero que te guste», le dices a un comprador mientras le tiendes el libro que le has dedicado con el boli verde que te acompaña desde que empezaste en esto de la literatura, allá por septiembre de 2010. «Seguro que sí, como todos tus libros anteriores», me responde sonriente. Y te quedas absolutamente feliz. Lectores a quienes no conoces, a quienes tal vez saludas en cada feria del libro, y que te siguen y leen todas tus novelas y relatos, porque sencillamente les gusta lo que cuentas y cómo lo cuentas. Supongo que no hay mayor gratificación íntima para un autor. Pues así empezó la Feria para mí el sábado día 5 por la tarde. No se podía empezar mejor.

Estos días el boli verde, mejor dicho, los sucesivos bolis verdes han echado humo. He podido saludar a muchísimas personas, explicarles de qué va Jaque al reino, mi nueva novela, y dedicar muchos ejemplares, también de mis obras anteriores: Asesinato en el Congreso, Regreso a Innisfree y La memoria de la turba, publicadas con Xordica. He medido el tirón que tiene la novela histórica y el atractivo que supone la singular historia de doña Sancha, excepcional Obispa de Pamplona. He comprobado cómo el boca a boca sigue empujando a Jaque al reino, que lleva ocho semanas de las últimas nueve en la lista de libros aragoneses de ficción más vendidos en las librerías aragonesas, llegando a alcanzar el top en una ocasión. Y he podido saludar de nuevo a los colegas con quienes he compartido Feria, como la Premio de las Letras Aragonesas Ana Alcolea y el ilustrador David Guirao [en la foto], que firmamos la misma tarde en la caseta de FNAC.

Gracias a la editorial Doce Robles, a sus entusiastas editores Javier Lafuente y Teresa Tomás, y a las librerías La Casa del Libro y FNAC por acogerme en sus casetas y darme la oportunidad de reencontrarme con el público.

[Más fotografías, en el álbum correspondiente de Facebook].

Esta entrada fue publicada en Cultura, Jaque al reino, Literatura, Zaragoza. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s