Fray Bernat de Artieda recuerda a doña Sancha (el vídeo)

Aquí tenéis el vídeo de la intervención del actor Félix Martín, presentado por la periodista Ana Segura, durante la presentación de Jaque al reino en Zaragoza. Como veis, el actor encarna a fray Bernat de Artieda, quien narra la novela en primera persona, y nos declama una escena en la que el fraile rememora su larga conversación con la condesa doña Sancha en torno a un tablero de ajedrez:

_________________________________________

«Se movía libremente por el tablero como la más poderosa aliada del rey».

Una y otra vez volvían a mi cabeza las palabras que pronunció la condesa doña Sancha la primera vez que nos vimos. En aquella larga conversación me relató los momentos más singulares de su vida y terminó por conducirme ante un tablero de ajedrez. Me preguntó si jugaba y me dio toda una lección de política en tiempos difíciles.

—Cuando tengo un problema —me reveló— o una decisión compleja que adoptar, siempre observo el tablero y en mi cabeza las figuras se convierten en los protagonistas del asunto sobre el que debo dilucidar mi posición. ¿Sabes por qué debo tener más cuidado que otros? ¿Sabes, amigo Bernat, por qué estoy obligada a actuar con mayor prudencia y con mayor firmeza que cualquier otro protagonista de la vida política de este reino? Porque soy mujer. Así de simple. Mi condición, para el reducido cerebro de algunos hombres anticuados, me impide asumir responsabilidades, me impide demostrar mi inteligencia. En definitiva, me impide servir al reino. No es esa tu opinión, ¿verdad?

—No, no —respondí de inmediato—. Vos sois una mujer extraordinaria.

—¿Sabes qué figura soy yo en este tablero?

Dudé si responder o no. Efectivamente, me miró a los ojos, sonrió y continuó con su discurso.

—Soy la dama, la más estrecha colaboradora del rey. Su más fiel aliada. Pero no me quedo un paso atrás, en la corte, manteniendo la casa o pariendo hijos. Para esas tareas ya está la reina doña Felicia. No, ese no es mi papel. Mi lugar está siempre a su lado —señaló la figura colocada a la izquierda del rey blanco—. Yo soy su mejor paladín. Puedo ir donde otros no alcanzan y puedo hacerlo más rápido que ninguna otra figura. Puedo recorrer el tablero en todas las direcciones, sin límite alguno. Y no lo olvides: cuando es preciso, puedo ser letal.

Me sorprendió con qué destreza había disociado a la dama de la figura de la reina. Mientras la esposa del monarca se centraba en las tareas reproductivas imprescindibles para garantizar la sucesión al frente del reino, había surgido una dama con un poder creciente que sí desempeñaba un papel relevante y aun crucial en la política de Aragón. Una dama que se movía libremente por el tablero como la más poderosa aliada del rey, más inteligente y más fuerte que todos los alfiles, torres, caballos o peones que ocupaban aquella mesa ajedrezada.

Esta entrada fue publicada en Historia de Aragón, Jaque al reino, Literatura. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s