APDDA promueve 30 enmiendas para mejorar la reforma del Código Civil en cuanto a los animales

Animales, overbooking.Como ya anuncié en su día, APDDA pidió el voto a favor de la toma en consideración de la proposición del ley del PP para reformar el régimen jurídico de los animales en el Código Civil, mientras preparaba enmiendas para mejorar el texto. Ya tenemos listas nuestra aportaciones y ya las hemos entregado a los diputados de todos los grupos que actuarán de ponentes en la citada ley. Son 30, muy bien fundamentadas jurídicamente. Entre otras medidas, proponemos definir “animal de compañía”, y garantizar el bienestar del animal en testamentos y en situaciones de emergencia, así como extender en la práctica el nuevo estatus de “seres vivos dotados de sensibilidad” a todos los animales y no solo a los de compañía. Aquí tenéis el comunicado de prensa de nuestra asociación:

La Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA) ha entregado a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados 30 enmiendas a la Proposición de Ley de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales, que se encuentra en tramitación en la actualidad. Las propuestas han sido elaboradas por juristas pertenecientes a la asociación INTERcids-Operadores Jurídicos por los Animales, que agrupa a jueces, fiscales, abogados, procuradores, médicos forenses y fuerzas de seguridad. [Podéis descargaros aquí las enmiendas propuestas por APDDA e INTERcids].

Las enmiendas que avala APDDA persiguen introducir algunas mejoras en la proposición de ley para que todo el articulado resulte coherente con el nuevo estatus jurídico reconocido a los animales como “seres vivos dotados de sensibilidad”, abordando una adecuación terminológica a la nueva realidad y eliminando algunas expresiones ya obsoletas que continúan cosificando a los animales. De igual modo, se propone una definición de “animal de compañía” con la intención de uniformizar un término que en la actualidad presenta una absoluta disparidad y discrepancia normativa y jurisprudencial.

También se regulan las cláusulas testamentarias relativas a los animales de compañía, para garantizar su destino en condiciones de protección y bienestar, y se hacen precisiones sobre el daño o sufrimiento moral por la pérdida o el daño causado a un animal de compañía, así como sobre la recuperación por quien haya abonado los gastos de curación o de otra índole de un animal, con independencia de su cuantía. En otro ámbito distinto, se proponen enmiendas para evitar que la resolución de la venta de animales quede sujeta a la devolución o sustitución del animal.

Asimismo se propone extender la intervención en la custodia y salvaguarda de animales, además de en los casos de pérdida o abandono ya previstos, a los casos de desamparo en situaciones de emergencia, como accidentes de tráfico, catástrofes naturales, incendios en domicilios, violencia de género, desahucios, acumuladores (síndrome de Noé), muerte o enfermedad de personas que vivan solas o tengan que ingresar en un hospital, residencia geriátrica o prisión, o precinto de naves industriales.

Otra novedad es la inclusión de enmiendas al texto que reconocen las repercusiones en el ámbito civil del vínculo existente entre los malos tratos a animales y la violencia doméstica y de género y el maltrato infantil, para una mejor protección de las víctimas en estos casos.

Las propuestas de APDDA e INTERcids buscan que el nuevo régimen jurídico de los animales no quede reducido en la práctica a los animales de compañía. Por eso, incluye expresamente menciones a la protección de las leyes especiales que afectan a los animales de producción y de recreo, que también son seres vivos dotados de sensibilidad como va a establecer el artículo 333 a partir de la presente reforma.

En esta misma línea, se enmiendan también la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, ofreciendo dos alternativas a los grupos parlamentarios: una opción es impedir tanto la hipoteca como la embargabilidad de todos los animales; y otra, garantizar, al menos, el bienestar de los animales de producción o recreo que sí podrían hipotecarse y negar en todo caso su subasta para liquidar sociedades de gananciales o disolver comunidades de bienes.

Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, APDDA, Justicia, Protección animal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s