Crónicas de la Semana Negra (y 3)

ChY y Paco Taibo

chesus-yuste (angel glez LNE)

Foto: Ángel González, La Nueva España

Hay autores que matarían por venir a la Semana Negra de Gijón. Yo mismo, para que me invitaran a participar, he tenido que matar a un vicepresidente del Congreso y hasta a un ministro perfectamente reconocible. Así empecé ayer la rueda de prensa al mediodía y la presentación de Asesinato en el Congreso por la tarde. Ayer fue el gran día de la Semana… ¡para mí! Atracón de periodistas en el Hotel Don Manuel: La Nueva España, El Comercio, la agencia EFE, Radio Nacional de España, La República Cultural… Y luego en directo en el programa Hoy por hoy de SER Gijón. Y aún me quedó tiempo para saludar a Paco Taibo y agradecerle que hace treinta años se inventara esto de la Semana Negra. Y para reencontrarme con dos amigos: el corresponsal british más televisivo, Martin Roberts, y la poeta que ha cubierto este festival para el digital La República Cultural, Inma Luna.

A las 19.15, para la presentación se llenó la carpa A Quemarropa. Presentado por Aurelio Martín, portavoz municipal de IU, que destacó mi trayectoria política además de la literaria, expuse algunas claves de mi novela e incluso respondí alguna pregunta del público. Y a continuación me senté 19989606_801452183364907_8582949601440537122_nen la mesa de la entrada donde se vendían los libros y donde, con mi boli verde, firmé las dedicatorias a los amables lectores. Gente comprometida y luchadora, sin duda coprotagonistas de esta novela, que es una historia de resistencia y dignidad en tiempos de saqueo e involución. Me sorprendió conocer a seguidores de mi blog Innisfree que venían con mis primeros libros, de ambiente irlandés, La mirada del bosque y Regreso a Innisfree. Entrañables hibernófilos Javier y Carlos. También me alegró reencontrarme con un viejo compañero, convertido ahora en secretario general de Podemos en Asturias, Daniel Ripa. Una jornada intensa y enormemente satisfactoria.
19894933_10214489954229576_2400275307108003590_n

Y ahora toca dejar Xixón, con cierta pena, se me ha hecho corto, y regresar a la Zaragoza de los 40 grados, ufffff. Solo me queda darles las gracias a los anfitriones, a los organizadores de la Semana Negra, a los que la hacen posible con su trabajo, a los autores con quienes he coincidido y tejido complicidades, a mi presentador y sus compañeros, a los amigos a quienes he conocido o reencontrado… y a mi cicerone particular, Javier Suárez Llana. Munches gracies. Hasta llueu. Puxa Xixón! Puxa Asturies!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asesinato en el Congreso, Cultura, Literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s