#AsesinatoenelCongreso en Sevilla (crónica y fotos)

La Pérgola se fue llenando mientras hablábamos de política y ficción. Más de cien personas siguieron con interés, sonrisas, asentimientos y hasta carcajadas aquella mesa redonda en que mezclábamos ficción y realidad en buenas dosis el guionista de Grupo 7 y El hombre de las mil caras Rafael Cobos y yo mismo con mi novela Asesinato en el Congreso, junto a los periodistas Mercedes de Pablos y Juanjo Téllez, directores respectivamente del Centro de Estudios Andaluces y del Centro Andaluz de las Letras, entidades organizadoras de aquella actividad en el marco incomparable de la Feria del Libro de Sevilla: ‘Política-Ficción-Periodismo, ¿un triángulo perfecto?’. Tras una 

interesante reflexión a cargo de De Pablos, en la que repasó los ejemplos de la literatura y el cine que se han zambullido en el mundo de la política y el periodismo, fuimos desgranando entre todos el contenido de la velada a partir de mi libro y de los guiones de Cobos. Ficción para contar la cruda realidad en mi caso, realidad con alguna licencia cinematográfica en el caso de Cobos. Tiempos de crisis en los que la realidad supera la ficción (como la ola de corrupción en los últimos años de Felipe González o la crisis económica, política y de valores en la etapa de Rajoy). El agotamiento del sistema político de la Transición, el descrédito de los políticos, la irrupción del 15M y de la “nueva política”, la crisis del periodismo, la irrupción de las redes sociales, la devaluación del periodista como profesional, la iniciativa de la prensa digital, la corrupción como forma de gobierno en España, el escarmiento de los corruptos y la invisibilidad de los corrompedores… Todo eso sirve como escenario a mi novela, construida con la realidad que desayunamos a diario en los informativos o en los periódicos. Pero es ficción: la trama policial lo es, aunque elaborada con casos que nos resultarán familiares. Para evitar equívocos, los personajes reales que habitan el libro lo hacen con nombres ligeramente modificados para destacar su envoltorio ficticio. Todo es ficción salvo alguna cosa. O todo es falso salvo alguna cosa, como dijo el presidente Rajoy. Que es como decir que todo es verdad salvo alguna cosa, pero así es el presidente.

En definitiva, una agradable velada en la que pude aportar algunas cosas acerca de Roldán y Belloch, protagonistas a su pesar de la última obra de Rafael Cobos, así como recordar un caso de mafia policial sucedido en Zaragoza que terminó con el ostracismo y posterior suicidio de un diputado que había pagado cocaína y prostitutas con la tarjeta del grupo parlamentario. Lanzada la tinta del calamar contra el político, la investigación interna se diluyó cual azucarillo. Así funcionan las cosas, por eso siempre hay que saber leer entre líneas.

Tras el debate, tuve la oportunidad de saludar a viejos y nuevos lectores, mientras les dedicaba ejemplares de Asesinato en el Congreso con mi bolígrafo verde en la caseta de Librería Reguera. [Más fotografías en el álbum correspondiente de Facebook].

Esta entrada fue publicada en Asesinato en el Congreso, Cultura, Literatura, Política española. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s