Primera comparecencia del Consejero José Luis Soro ante la Comisión de las Cortes de Aragón

Ayer el Consejero de Vertebración Territorial, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, compareció por primera vez en la Comisión correspondiente de las Cortes de Aragón. Aquí tenéis el texto de su intervención (donde aclara, por cierto, algunos malentendidos interesados con respecto al Corredor Mediterráneo y la TCP):

jlsoroEl Consejero José Luis Soro Domingo: Es un placer comparecer ante esta Comisión de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda. Es la primera vez que un Consejero aragonesista de izquierdas comparece en este Parlamento.

En mis primeras palabras quiero comprometerme públicamente con ustedes a que compareceré siempre que lo soliciten, y, además, a que lo haré por propia iniciativa siempre que haya cuestiones que requieran del conocimiento y el debate parlamentario.

Mi relación con las Cortes de Aragón se va a basar en la máxima transparencia, la máxima lealtad y en la máxima colaboración. Confío en que, en el futuro, seamos capaces de alcanzar acuerdos en beneficio de la ciudadanía, que es para quien todos nosotros, ustedes y yo, debemos trabajar.

Les adelanto que, por motivos de tiempo, hoy no podré entrar en todas las facetas de un Departamento tan amplio, complejo y transversal como el que dirijo. Pero les anuncio que ya he solicitado la comparecencia ante esta Comisión de todos los Directores y Directoras Generales, que podrán exponer con mayor detalle las líneas estratégicas de todas las áreas del Departamento.

A todos ellos quiero agradecer públicamente, al igual que al resto de colaboradores de mi Gabinete, que hayan aceptado el reto apasionante de gobernar para transformar Aragón y mejorar la calidad de vida de todos los que vivimos aquí, desde la izquierda y el aragonesismo. Estamos decididos a hacerlo con audacia y coherencia.

VIVIENDA

La prioridad absoluta de mi Departamento, en la que vamos a focalizar todos los esfuerzos, es la vivienda, la política social de vivienda. Pretendo que la Dirección General de Vivienda, gracias al trabajo y a la entrega de todo su personal, y en colaboración con el resto de administraciones y la sociedad civil, se convierta en un instrumento eficaz para garantizar el derecho constitucional a disponer de una vivienda digna y adecuada.

En este momento tenemos un reto urgentísimo: proveer de una vivienda a todas las personas refugiadas que -espero que en un plazo breve- vamos a acoger en Aragón. Porque ese es el primer paso: que dispongan de una vivienda que les permita rehacer su vida en paz y libertad. Sin vivienda es imposible disfrutar del resto de derechos.

En este sentido, les anuncio que la empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón va a aportar 94 viviendas de su propiedad para ceder a las familias de refugiados y refugiadas, de modo que calculamos que podremos dar solución habitacional a unas 400 personas.

Son casi un centenar de viviendas que pueden ser ocupadas de inmediato, una vez resueltos los suministros y el mobiliario, porque no precisan obras de reparación importantes, y que, además, se ubican en municipios en los que actualmente no existe demanda de vivienda para alquiler social.

• En el Altoaragón se ubican 20 de esas viviendas: 9 en Canfranc; 4 en Benabarre; 2 en Binéfar y El Grado; y 1 en Fraga, Almunia de San Juan y Lanaja.

• En la provincia de Zaragoza, 40 viviendas: 20 en Calatayud; 15 en Tauste; y 5 en Fabara.

• Y en las comarcas turolenses 34: 11 en Escucha; 8 en Andorra y Formiche Alto; 4 en Cañizar del Olivar; 2 en Gea de Albarracín; y 1 en Fuentes Claras.

Como ven, este centenar de viviendas se encuentra repartido en 16 localidades de 14 comarcas aragonesas, de modo que, además de acoger a estas personas y cumplir con un compromiso ético ineludible, facilitaremos el objetivo de alcanzar su plena integración social e, incluso, vertebraremos el territorio aragonés, haciendo posible el arraigo de población en el medio rural.

Ese es un objetivo inmediato. El otro objetivo irrenunciable de mi Departamento en materia de vivienda consiste en ampliar sustancialmente el parque de viviendas destinadas a alquiler social para las personas que residen en Aragón.

Muy especialmente las personas que viven con la amenaza de un desahucio. En este momento, según la información que nos ha facilitado el IASS, hay señalados en septiembre y octubre un total de 15 desahucios de ejecución hipotecaria (que podremos posponer dos años) y 21 de alquiler (que solo podremos retrasar un mes). 36 familias a las que tenemos que dar un solución.

Como saben, en 2013 se creó la Red de Bolsas de Viviendas para el Alquiler Social de Aragón. Actualmente, disponemos de un total de 256 viviendas cedidas a esa Bolsa.

Todas estas viviendas están siendo gestionadas por entidades sociales a través de los convenios suscritos al efecto: la Fundación Federico Ozanam, la Cooperativa de Iniciativa Social Kairos y la Asociación Ymca 24, además de viviendas gestionadas por la Sociedad Municipal de la Vivienda de Zaragoza.

De esas 256 viviendas se encuentran arrendadas un total de 195. De ellas, 78 han sido cedidas a personas desahuciadas, en el marco del Convenio suscrito con el Consejo General del Poder Judicial. Hoy mismo se ha asignado vivienda a una persona desahuciada.

De las viviendas no arrendadas, un total de 60, 34 están pendientes de reparaciones para poder ser ocupadas. Así pues, únicamente contamos en este momento con 26 viviendas vacantes disponibles. 10 menos de las que, como les decía, necesitamos ya para hacer frente a los desahucios de septiembre y octubre (un total de 36).

Este número de viviendas es absolutamente insuficiente para cumplir los objetivos que perseguimos. Las cifras hablan por sí solas. Hasta el momento se han registrado un total de 3.904 solicitudes de vivienda para alquiler social. Y diariamente se continúan recibiendo solicitudes.

Por ahora se han aceptado 952 solicitudes, de modo que, dado que únicamente se ha asignado vivienda a 195 solicitantes, hay actualmente 757 solicitudes aceptadas pendientes de asignación de vivienda, a las que hay que sumar las solicitudes que se encuentran actualmente en tramitación, que ascienden a 1.609, más los casos que surgen como consecuencia de desahucios.

Es evidente que, en estos momentos, no podemos ni de lejos hacer frente a ese volumen de petición de vivienda social. Hemos generado una expectativa que no vamos a poder cumplir. Es así de duro y tenemos la obligación de decirlo así de claro. No somos los culpables de la situación creada, pero somos los responsables de darle solución.

Pero, además, se han denegado 1.228 solicitudes por no cumplir los requisitos exigidos para ser beneficiario. Uno de esos requisitos, por aplicación de la Ley General de Subvenciones (puesto que la asignación de vivienda está configurada como una subvención) es absolutamente injusto: no hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias o frente a la Seguridad Social. Evidentemente, muchas de las personas que necesitan una vivienda social tienen ese tipo de deudas. Es indecente negarles ese derecho por tener deudas.

Esta es la realidad, y nuestra obligación es buscar soluciones. Desde el Departamento nos planteamos dos objetivos.

En primer lugar, aprobar a la mayor brevedad, y tras un amplio proceso participativo, una Ley de Vivienda de Aragón, en la que ya estamos trabajando. Entre otras cuestiones, deberá contemplar la moratoria de los desahucios para deudores de buena fe por causas sobrevenidas, así como familias en exclusión social, el realojo obligatorio de esas personas y el alquiler social.

Del mismo modo, vamos a modificar tanto los requisitos de acceso a la bolsa de vivienda de alquiler social (especialmente en lo relativo a la cuestión de las deudas a las que hacía antes referencia), como los criterios de concesión de las ayudas al alquiler, para que de verdad lleguen a todas las personas que lo necesiten.

Y, en segundo lugar, en el marco de esa nueva Ley de Vivienda, es imprescindible poner en marcha un nuevo Plan Aragonés de Gestión de la Vivienda Social, dando por concluido el actual, que ha sido insuficiente.

Ese Plan, en primer lugar, debe perseguir el aumento sustancial del parque de viviendas, a través de varias vías: incorporación de viviendas propiedad de los distintos Departamentos del Gobierno de Aragón; aportación de viviendas por parte de entidades financieras y la Sareb; aumento de la cesión de viviendas por parte de particulares a través de campañas de sensibilización e incentivos de todo tipo.

Además, el nuevo Plan debe contemplar realidades diversas, que requieren de soluciones diferentes:

• Viviendas para dar respuesta a la emergencia social ocasionada por los desahucios.

• Viviendas de Alquiler Social para la población más vulnerable. En este ámbito debemos trabajar en estrecha colaboración con otros Departamentos del Gobierno, especialmente el de Ciudadanía y Derechos Sociales. Para ello, vamos a promover la creación de una mesa de trabajo interdepartamental para dar una respuesta unificada y coordinada desde la Administración.

• Viviendas de Alquiler Social con precios asequibles y Ayudas para Inquilinos, dirigidas a la población que, si bien tiene cubiertas sus necesidades básicas, se encuentran con dificultadas para hacer frente al alquiler, con especial atención a colectivos más vulnerables, como mujeres víctimas de maltrato machista o familias monomarentales o monoparentales.

• Pero tampoco debemos obviar que existe otro segmento de la población (muy reducida en los últimos años) que continúa optando por la adquisición de vivienda protegida. Debemos tener presente esta necesidad, para promover viviendas, fomentando el acceso a la misma desde el cooperativismo y nuevas formas de tenencia. Se trata de un ámbito muy desarrollado en otros países de la Unión Europea.

CARRETERAS

Otro de los ámbitos fundamentales del Departamento es la Movilidad y las Infraestructuras, una Dirección General en la que se han fusionado las antiguas Direcciones Generales de Carreteras y de Transportes.

En materia de carreteras, el Departamento tiene competencias en las conservación, explotación y gestión administrativa de casi 5.700 kilómetros (la mitad de los casi 11.500 kilómetros del total que discurren por Aragón).

No obstante, les anuncio que el anterior Gobierno nos ha dejado sin margen de maniobra para el año próximo. Tenemos las manos atadas, porque todo el presupuesto para el 2016 en materia de carreteras está ya comprometido.

Les explico:

• La Dirección General de Movilidad e Infraestructuras tiene actualmente, en ejecución o en contratación, obras de acondicionamiento y de conservación ordinaria y extraordinaria de carreteras, con proyección plurianual al ejercicio de 2016, por un importe de 21,7 millones de euros.

• Será necesario dedicar además, unos 2,8 millones de euros adicionales para revisiones de precios, intereses de demora, pagos pendientes de otras obras anteriores recientemente terminadas y otros reajustes de anualidades.

• En el capítulo de inversiones figura también el compromiso de las anualidades 2016 de los pagos de las resoluciones de contratos del proyecto Red, que ascienden a 3,15 millones de euros.

• Existen también compromisos presupuestarios para la ejecución de actuaciones concertadas con las Administraciones Locales a raíz de la convocatoria de 2015, que para la anualidad de 2016 ascenderán a 2,6 millones de euros.

• También se aprobó y contabilizó un convenio con la DPZ y la DPT, aún no formalizado, para el acondicionamiento de la carretera A-1412, que compromete 2,3 millones de euros para el ejercicio 2016 y otra cantidad igual para 2017.

• Las previsiones de inversión en materia de conservación ordinaria para 2016, para los contratos de servicios de conservación, los contratos de vialidad invernal y el suministro de fundentes, ascenderán previsiblemente a 16,2 millones de euros, estimando importes similares a los que se vienen dedicando en años anteriores.

Con todo lo anterior, a lo que hay que unir otras muchas actuaciones de menor cuantía, se llega a un nivel de inversión en 2016 de casi 50 millones de euros ya comprometidos, cantidad similar al crédito inicial del capítulo 6 en 2015, que ascendió a 49,7 millones de euros.

La conclusión es evidente: no es previsible que haya margen presupuestario en el 2016 para iniciar actuaciones nuevas de inversión, aparte de los nuevos contratos de conservación y vialidad invernal, necesarios para continuar la actividad de conservación que se considera prioritaria. Esto sí que es herencia.

TRANSPORTES

En materia de transportes, el principal reto del Departamento consiste en elaborar un nuevo mapa concesional del transporte interurbano de viajeros por carretera, que deberá estar en pleno funcionamiento a partir del 1 de enero de 2018.

Todos los contratos de gestión (las antiguas concesiones administrativas) caducarán el 31 de diciembre de 2017. Disponemos, por tanto, de poco más de dos años para afrontar una reordenación global y completa del mapa de servicios de transporte, atendiendo a las necesidades de movilidad del momento actual. Y deberemos publicar en el Diario Oficial de la Unión Europea las características básicas de los servicios a licitar con una antelación de un año.

El anterior Gobierno encargó a una empresa un estudio que realizara un análisis funcional, económico y jurídico de las características de los transportes que deben licitarse antes de la caducidad. Aún no disponemos de este estudio.

En todo caso, es voluntad de mi Departamento diseñar el nuevo mapa de servicios con la máxima participación del sector, y para ello les anuncio que vamos a revisar y poner en funcionamiento el llamado Consejo Regional de Transportes de Aragón, creado en 1986 y que en la actualidad no funciona.

RELACIÓN CON EL ESTADO

Además de la gestión de las carreteras del Gobierno de Aragón y el transporte intracomunitario, un ámbito fundamental del trabajo del Departamento en el ámbito de las infraestructuras consiste en ser los portavoces, frente al Gobierno central y la Unión Europea, de las justas reivindicaciones de Aragón para exigir obras necesarias y compensar el déficit inversor que hemos sufrido a lo largo de décadas.

La estrategia del Departamento en este aspecto consiste en desarrollar políticas cooperativas y de colaboración, buscar sinergias y aliados, coordinarnos con otros agentes institucionales, políticos, económicos y sociales, tanto aragoneses como de otras comunidades autónomas, incluso de Francia, para sumar y reforzar nuestras reclamaciones.

Así lo hemos hecho con relación a la reapertura del Canfranc, el desdoblamiento de la N-232 y la N-II o el ferrocarril Valencia-Teruel-Zaragoza.

En el caso del Canfranc, hemos buscado la complicidad del Gobierno Regional de Aquitania. Hemos acordado solicitar conjuntamente fondos europeos para avanzar hacia la reapertura.

Además, el día 9 de septiembre mantuvimos una reunión en el Ministerio de Fomento con el Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, a la que asistió también el Subsecretario de Fomento y otros cargos de la cúpula del Ministerio.

En esa reunión solicitamos al Gobierno central que el compromiso político que figura en los PGE para el año 2016 (que se concretan en la reapertura en 2020 y una inversión de casi 84 millones de euros), se concretara en un convenio con Aragón y un calendario de actuaciones. Vamos a seguir negociando en esa línea.

En cuanto al resto de infraestructuras que dependen del Estado, nos hemos reunido a lo largo del verano con los alcaldes y alcaldesas de los municipios por los que discurren la N-232, la N-II y la N-260, independientemente de su color político.

En todas estas reuniones debatimos y pactamos con los representantes de los vecinos y vecinas la estrategia a seguir en cada caso. Y el día 9 de septiembre, en la reunión con el Secretario de Estado a la que he hecho referencia, trasladamos a Fomento las reivindicaciones de Aragón y, nuevamente, intentamos abrir vías de diálogo y de colaboración con el Gobierno central, para avanzar en nuestras reinvindicaciones.

Se nos informó de que las obras de desdoblamiento de la N-232 entre Figueruelas y Gallur comenzarían este año y, entre Gallur y Mallén, el año que viene. En cuanto al eje pirenáico, se comprometieron a que las obras en la Ribagorza (Ventamillo-Campo) comenzarían en el 2016 y se avanzaría de forma decidida en la Declaración de Impacto Ambiental del tramo entre Valupor y Fiscal. Vamos a estar muy vigilantes para que se cumplan los plazos.

En cuanto al desdoblamiento de la N-II, trasladamos al Ministerio lo que habíamos consensuado con los alcaldes y alcaldesas: exigir, no el desdoblamiento, sino el rescate anticipado de la AP-II, que vence en 2021. El Ministerio nos trasladó sus dudas jurídicas y económicas, pero se comprometió a plantearse realizar un estudio sobre la posibilidad de ese rescate.

También debatimos con el Secretario de Estado y su equipo la posibilidad que se nos abre con relación al Corredor Cantábrico-Mediterráneo. El informe final de la Comisión Europea sobre el Corredor Mediterráneo, de diciembre de 2014, afirma expresamente, y cito literal traducido del inglés, que “sería importante estudiar un caso particular relacionado con las secciones españolas: la inclusión dentro de la línea principal [entre otras] de la línea convencional Valencia-Teruel-Zaragoza, con el objetivo de conectar las dos principales ramas del Corredor español. A este respecto, es importante incluirla en el alcance del estudio”.

En definitiva, la Comisión abre la puerta a que la línea ferroviaria Valencia-Teruel-Zaragoza se incluya como un ramal en el Corredor Mediterráneo, es decir, que tenga la consideración de una infraestructura prioritaria a nivel europeo, con todo lo que eso significa a nivel político, económico y temporal. Pero, para que eso sea una realidad, es necesario seguir trabajando en Europa.

Y este lunes, el día 14, nos reunimos en Valencia con la Consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio de la Generalitat, también para sumar y trabajar de forma conjunta en dos reivindicaciones que compartimos: el desdoblamiento de la N-232 y el ferrocarril Valencia-Teruel-Zaragoza. Hubo una sintonía total y acordamos ir de la mano frente al Gobierno central y a la Unión Europea.

Llegado a este punto, creo que es necesario, para evitar malentendidos, que explique con algún detalle la estrategia que estamos desarrollando desde el Departamento con relación a las conexiones con Europa.

Nos planteamos una estrategia con tres horizontes temporales diferentes que tienen por objeto proyectos de alcance diferente y plenamente compatibles.

A corto plazo, el Canfranc, con una fecha irrenunciable: el 2020. Aquí no daremos ni un paso atrás. No renunciamos ni a una traviesa.

A medio plazo, el Corredor Cantábrico-Mediterráneo. Y solo vemos una posibilidad realista: que se incorpore como un ramal del Corredor Mediterráneo a todos los efectos, es decir, dentro de la red básica.

¿Esto significa defender el Corredor Mediterráneo? No: significa defender la inclusión del Corredor Cantábrico-Mediterráneo en el Corredor Mediterráneo, para aprovecharnos de las indudables ventajas que nos reportaría, que es muy diferente.

Y, sobre todo, no significa renunciar a la TCP como proyecto estratégico. Porque ese es el tercer horizonte temporal: la TCP. Y no soy yo el que dice que TCP y Corredor Mediterráneo son compatibles. Se lo he oído en innumerables ocasiones a responsables del PP tanto en Zaragoza como en Madrid. Sin ir más lejos, la propia expresidenta Rudi. Consulten la hemeroteca.

Lo voy a decir muy claramente: el Gobierno de Aragón no renuncia al proyecto de la TCP, pero ahora mismo tenemos sobre la mesa dos proyectos muy urgentes y, además, compatibles con la travesía central, en los que nos estamos jugando el todo o nada en los próximos meses: el Canfranc y Corredor Cantábrico-Mediterráneo.

Me parecería una irresponsabilidad no impulsar de forma decidida esas dos infraestructuras, ahora que vemos por fin la luz, por mantener una ortodoxia estéril frente a la TCP. Es posible ser realistas y pragmáticos sin perder la coherencia.

ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

Avanzo, porque me quedan por exponer las líneas estratégicas de tres Direcciones Generales: Ordenación del Territorio, Urbanismo y Turismo. Lo haré de forma más breve.

El principal objetivo de la Dirección General es que por fin haya en Aragón una verdadera política de Ordenación del Territorio, y eso no consiste solo en reaccionar a los proyectos, sino que hay que ser proactivos: pensar, planificar y actuar en positivo, para decidir el Aragón que queremos y avanzar hacia él. Y todo ello con una finalidad: liderar la lucha contra la despoblación, uno de los problemas más graves que tiene Aragón.

El objetivo principal de mi Departamento en materia de ordenación del territorio consiste en desarrollar y llevar a la práctica la Estrategia de Ordenación del Territorio de Aragón (EOTA), que fue aprobada en la pasada Legislatura. Para ello es necesario:

• Elaborar las directrices de Ordenación Territorial, tanto zonales como especiales.

• Desarrollar los Programas de Gestión Territorial de Aragón.

• Y elaborar los índices sintéticos que contempla la EOTA.

Otra de las tareas importantes es seguir realizando Mapas de Paisaje y mantener actualizados los que ya están elaborados y dar a conocer a la ciudadanía, y todos los agentes económicos y sociales, todo el potencial y las herramientas del Instituto Geográfico de Aragón, el IGEAR.

URBANISMO

En lo que se refiere a Urbanismo, nos encontramos ante un reto que debemos afrontar con urgencia. De los 731 municipios aragoneses, 245 (casi el 35%) carecen de la más elemental figura urbanística, ni siquiera cuentan con una sencilla Delimitación de Suelo Urbano. Es una situación inaceptable.

En su mayoría son municipios con población inferior a 300 habitantes, pero hay algunos especialmente significativos o con un nivel de población respetable: Sos del Rey Católico, Maluenda, Villanueva de Huerva, Mesones de Isuela, Morés, Almuniente, La Fueva, Alquézar, Alcalá del Obispo, Celadas, Monroyo y un largo etcétera.

Este es el primer compromiso en materia urbanística: que, al final de la presente Legislatura, ni uno solo de los 731 municipios aragoneses siga sin, al menos, una Delimitación de Suelo Urbano.

Pero, además de esos casi 250 municipios sin planeamiento de ningún tipo, hay otros 53 cuya figura urbanística son las desaparecidas Normas Subsidiarias municipales. Es una situación transitoria que no puede prolongarse y, por eso, nos proponemos que, a lo largo de la Legislatura, esas Normas Subsidiarias se homologuen a la figura urbanística que proceda (Plan General o Delimitación de Suelo) o que se redacte un nuevo planeamiento.

También debemos redactar las directrices especiales que sustituyan a las también desaparecidas Normas Subsidiarias provinciales. El objetivo es disponer de un documento consensuado a mediados de 2016, lo que permitiría iniciar el proceso de su aprobación.

Por último, en materia normativa resulta ineludible acometer la sustitución integral del viejo Reglamento de Planeamiento (de 2002) y elaborar un Reglamento relativo a las Entidades Urbanísticas Colaboradoras. Nos planteamos la aprobación de ambas normas a lo largo de 2016.

TURISMO

Termino hablando de turismo, un elemento vertebrador de primer orden en Aragón. Destaco de forma sintética algunas de las líneas estratégicas que van a guiar la acción de esta Dirección General:

1. Apostar por la calidad. Este es el aspecto fundamental.

2. Apostar por un turismo sostenible. En nuestro medio natural tenemos un gran potencial: ornitología, senderismo, BTT, turismo fluvial…

3. Impulsar el turismo patrimonial. El mudéjar, el románico o la propia historia de la Corona de Aragón, entre otros, son elementos clave.

4. Desestacionalizar la oferta. Disfrutamos de una gran demanda turística en el sector de la nieve, pero es necesario que en las temporadas menos álgidas de éste y otros sectores, otras prácticas puedan contribuir a equilibrar la balanza.

5. Orientarse a los mercados emergentes, sin descuidar los destinos tradicionales, y difundir el turismo aragonés entre la ciudadanía aragonesa.

6. Impulsar el “Turismo de experiencias”. Poseemos una variada gama de productos turísticos (balnearios, nieve, congresos, naturaleza, patrimonio cultural…), que pueden acompañarse de experiencias en el territorio (turismo activo, acampadas, ornitología, enoturismo…).

7. Impulsar la gastronomía aragonesa, como producto trasversal a todas las materias turísticas.

8. Favorecer el uso de las nuevas tecnologías. De hecho, la mayoría de la población accede a la información a través de su Smartphone. Además, debemos estar presentes en los portales turísticos especializados.

9. Reforzar la inspección turística para evitar las prácticas intrusistas en el sector.

10. Mejorar la coordinación turística y la participación, principalmente en tres vertientes: el Consejo de Turismo; los técnicos de turismo de Ayuntamientos, Diputaciones y Comarcas de Aragón; y Turespaña.

Esta entrada fue publicada en Comunicaciones, Territorio, Turismo, Urbanismo, VIvienda. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s