Rechazando la Ley Wert-Lassalle de propiedad intelectual (la transcripción)

Intervención del Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) Chesús Yuste, defendiendo la enmienda a la totalidad del G.P. IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural, que pide la devolución al Gobierno del Proyecto de Ley por la que se modifica el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil. (Pleno, 10/04/2014).

El señor YUSTE CABELLO: Gracias, señora presidenta.
Señor ministro, este proyecto de ley de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual es la expresión de un fracaso, un nuevo fracaso en su gestión al frente del ministerio. Después de dos años y medio de Gobierno del Partido Popular se esperaba una nueva legislación de propiedad intelectual que permitiera conciliar los legítimos derechos de los creadores y el igualmente legítimo derecho de la ciudadanía a acceder a la cultura, y que en concreto contribuyera a resolver el problema generado en torno a la compensación equitativa por copia privada, sin embargo no ha sido así, la reforma legislativa que impulsa este Gobierno ha concitado la unidad de todos los sectores culturales en su contra. Qué capacidad tiene usted, señor Wert, para crear problemas en lugar de resolverlos. (Aplausos).

La principal causa del fracaso de su ministerio en la elaboración de este proyecto de ley es precisamente la falta de consenso con los sectores implicados, no ha dejado satisfechos a los autores ni a los consumidores de productos culturales. Tras el fracaso del canon indiscriminado, el ministerio ha renunciado de entrada a buscar mediante el diálogo con las partes implicadas una fórmula que permita de forma definitiva atender la compensación equitativa por copia privada y ha preferido optar por dar continuidad a la salida provisional instaurada en diciembre de 2011, esto es, al pago con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, que es —hay que decirlo así— una barbaridad. Además, se ha reducido la cuantía, ahora es un 95 % inferior a la que se recaudaba con anterioridad, lo que supone un notable perjuicio para los creadores, según han denunciado al unísono todas las organizaciones concernidas, entidades que ven cómo peligra el mantenimiento de su función.

Esta nueva configuración legal de la compensación por copia privada no se adapta a la Directiva 2001/29/CE relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la sociedad de la información. Además, el proyecto de ley declara ilegales todos los supuestos de reproducción o copia para uso privado que hasta el momento eran legales, perjudicando claramente al consumidor y todo ello para justificar la reducción de la compensación que corresponde pagar al creador con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Por otra parte, el proyecto menoscaba la dimensión cooperativa de las entidades de gestión autogobernadas por los propios creadores. De hecho se desregulariza la actividad de gestión de los derechos de autor. Estamos ante una de las leyes más intervencionistas de este Gobierno, sorprende en un Gobierno tan liberal, y no me refiero al control y a la transparencia que se les exige a las entidades de gestión, que eso está muy bien y hay que darle la bienvenida; nos referimos a que de hecho el Gobierno interviene en la relación entre las entidades y los creadores, interviene rebajando directamente las tarifas un 30 % —¿y por qué esa cifra y no cualquier otra?—, interviene imponiendo extrañas herramientas como la ventanilla única, etcétera.

La única novedad relevante es la llamada tasa Google o canon AEDE, como se le quiera llamar, la compensación que se establece a los editores por los agregadores de noticias.
Señor ministro, ¿por qué solo se reconoce ese derecho a los editores y no, por ejemplo, a los periodistas que elaboran las noticias y cuyo derecho de autor ha sido reconocido por la Comisión Europea? Permítame, en todo caso, que abra el foco. Si los prestadores de servicios en Internet van a pagar a los editores, ¿por qué no se ha empleado esa misma fórmula en general? ¿Por qué el resto de los derechos de autor los vamos a pagar todos los contribuyentes, todos los ciudadanos vía Presupuestos Generales del Estado, y no pagan los prestadores de servicios de Internet y en Internet, que son precisamente quienes se estarían lucrando con la creación de terceros? Para el Grupo Parlamentario de La Izquierda Plural debe resolverse ya de una forma definitiva la forma de pago de la compensación por copia privada. Los discursos están muy bien, pero de aquí conviene salir sabiendo quién va a pagar a los creadores. Quiero adelantar, como se verá en nuestras enmiendas parciales, que ese pago a nuestro juicio debe recaer no en todos los contribuyentes vía Presupuestos Generales del Estado, no en los consumidores de determinados productos tecnológicos como se intentó por parte del Gobierno anterior, sino directamente por parte de las empresas prestadoras de servicios de Internet y en Internet en la medida en que están beneficiándose de esas copias privadas.

También defendemos el papel de las entidades de gestión, su carácter cooperativo, pues deben ser gestionadas por los propios creadores, y también su función social a favor de la promoción de la cultura y a favor de los propios creadores en situación de dificultad o de riesgo social. Pero, por otra parte, también desde nuestro grupo defendemos que los autores, intérpretes y ejecutantes, en suma el conjunto de los creadores, tienen derecho a escoger entre adherirse a una entidad de gestión de derechos de autor o autogestionarse. Tienen libertad para decidir sobre qué derechos quieren licenciar su obra o incluso para renunciar a los mismos. Sin embargo, el proyecto de ley ignora eso, así como la posibilidad de utilizar licencias libres u otras alternativas al copyright tradicional como el Creative Commons que ya se ha mencionado con anterioridad. El Gobierno de hecho ha renunciado a generar mejores condiciones para la difusión cultural al no garantizar el apoyo a la creación y a los creadores y creadoras, al no consolidar la accesibilidad universal y alcanzar a la vez un compromiso en defensa de la diversidad cultural, la libertad y el impulso del procomún y el trabajo colaborativo en la red.

Nos hayamos, pues, ante un proyecto de ley elaborado sin diálogo con los sectores implicados, sin alcanzar el más mínimo acuerdo y que debilita la protección de la propiedad intelectual en beneficio de las grandes empresas tecnológicas. Por tanto, resulta imprescindible retirarlo inmediatamente y abrir un proceso de diálogo que permita abordar sin más demora una profunda reforma del modelo vigente de propiedad intelectual que garantice la máxima transparencia y el control público en las entidades que gestionan esos derechos y que resuelva definitivamente la fórmula que permita atender la compensación equitativa por copia privada a la que tienen derecho los creadores, sin cargar sobre el conjunto de contribuyentes ni penalizar al conjunto de la ciudadanía.

También señalamos la injustificada provisionalidad de este proyecto de ley que podría tener apenas un año de vigencia. Lo cierto es que la reforma parcial presentada por el Gobierno adolece de falta de oportunidad y de cierta precipitación, porque no permite adecuarla al resultado de los trabajos de las instituciones comunitarias en materias tan sensibles como la compensación por copia privada o el régimen de la gestión colectiva. La reforma de verdad no es esta; vendrá no antes de un año, según reconoce la disposición adicional tercera del proyecto de ley. Para entonces el Gobierno deberá abordar la elaboración de un proyecto definitivo, en el que habrán de evaluarse, entre otros aspectos, el régimen aplicable a la gestión colectiva de derechos, el régimen de compensación equitativa por copia privada y las competencias y naturaleza del regulador. Estamos ante una ley parche que podía haberse hecho hace dos años, podía haberse hecho a principio de la legislatura y podríamos estar ahora abordando la ley definitiva.

Para nosotros es capital que el Gobierno no se haya atrevido a abordar en este proyecto de ley la compensación por copia privada, salvo esa tasa aplicada a los agregadores de noticias que tan controvertida está resultando. El sistema diseñado por el Gobierno español se aleja de los trabajos realizados por la Comisión Europea. Recordemos que en esta materia concreta hay varias denuncias interpuestas contra el Reino de España ante la Comisión Europea por las entidades de gestión, como consecuencia del sistema de financiación con cargo a los presupuestos del Estado, cuya resolución está pendiente ante las autoridades comunitarias.

El Consejo General del Poder Judicial en el informe emitido con objeto de analizar esta reforma ya ha alertado del riesgo de que el sistema de pago con cargo a los Presupuestos del Estado no se ajuste a las exigencias derivadas del derecho comunitario, y respecto a la restricción del límite de copia privada, que justificaría una disminución de la cuantía de la compensación equitativa, el Consejo General sostiene que podría situar el límite y la compensación en unos niveles tan exiguos que los titulares no se vieran compensados adecuadamente del perjuicio efectivamente sufrido. Por otra parte, el informe del Consejo de Consumidores y Usuarios es igualmente crítico con este nuevo sistema, al considerarlo gravemente perjudicial para usuarios y consumidores, que se ven obligados, a través de los impuestos, a mantener un sistema de copia privada independientemente de si realizan copias o no. Por eso, señor ministro, me alegra que hoy haya abierto la posibilidad de que se puedan alcanzar acuerdos en concreto en esta materia con los grupos de la oposición, la posibilidad de que podamos alcanzar acuerdos acerca de la compensación por copia privada, y le digo sinceramente, ojalá alcancemos acuerdos, desde luego nuestro grupo va a hacer propuestas en positivo para intentar resolver de una forma definitiva esta cuestión.

Con respecto a otras materias, a otras cuestiones, nuestro grupo parlamentario expresará su opinión a través de las enmiendas parciales con más claridad, pero quizá convenga hoy fijar algunas posiciones como punto de partida para el debate. Por ejemplo, con respecto a la piratería, lo hemos dicho en anteriores ocasiones, estamos de acuerdo con que se persiga a quien se lucra con el trabajo de terceros, per,o ¡ojo!, salvaguardando siempre la relación P2P, que para nosotros es una pieza fundamental en la sociedad del conocimiento y en el mundo de Internet. Por lo tanto, la relación P2P tiene que estar a salvo de cualquier política antipiratería, y en ese sentido hay alguna sentencia en un tribunal que también parece que va en esa misma dirección. Otra cosa es la composición de la Comisión de Propiedad Intelectual, excesivamente jerárquica, excesivamente gubernamental, otro rasgo del intervencionismo que decía anteriormente, y desde luego nosotros haremos nuestras propuestas para mejorar su composición.

Tampoco nos termina de convencer la ventanilla única, otra de las novedades del proyecto de ley, es muy controvertida, muy confusa también en su redacción. Somos conscientes de que en algunos sectores, por ejemplo en la hostelería, es una molestia que vayan los representantes de las entidades de gestión uno detrás de otro a negociar cada uno lo suyo, lo entendemos, pero tenemos dudas de que la fórmula recogida en el proyecto de ley sea la más adecuada, y tenemos dudas también de que las entidades de gestión actualmente existentes sean capaces de ponerse de acuerdo de una manera constructiva, ojalá, pero en todo caso vamos a ver si podemos encontrar una fórmula mejor que esa.

Concluyo ya. Por la falta de consenso con los sectores culturales implicados, por la injustificada provisionalidad, porque no resuelve, no aborda la resolución de la compensación por copia privada, porque menoscaba la gestión colectiva de los derechos de autor, por el excesivo intervencionismo del ministerio, el Grupo Parlamentario de La Izquierda Plural reclama la devolución de este proyecto de ley al Gobierno, para que se abra una nueva etapa de negociación con todos los sectores culturales implicados y se aborde ya la reforma integral que tanta falta hace para el sector.

Muchas gracias. (Aplausos).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Cultura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s