Presentando la poesía completa de Antonio Orihuela

Antonio Orihuela El pasado jueves tuve el honor de presentar Esperar sentado (Poesía completa 1992-2012) de Antonio Orihuela, en Enclave de Libros en Madrid, muy bien arropado por un público plagado de poetas de la talla de Ángel Guinda, Jorge Riechmann. Ana Pérez Cañamares, Alberto García-Teresa o Pablo Guerrero (y Felipe Zapico que pasó fugazmente a saludar porque recitaba casi a la vez en la otra esquina de la capital). Un auténtico lujo. Aquí podéis descargar mi intervención (Presentación de Esperar sentado de Antonio Orihuela), en que glosaba el estilo de Orihuela y repasaba algunos de sus poemas.

Supongo que no voy a descubrir nada nuevo si digo que Antonio es uno de los grandes. Su obra retrata la sociedad de nuestro tiempo con una profundidad y un detalle que podríamos llegar a decir algo parecido a lo que se dice del Ulises de Joyce, que si Dublin desapareciera se podría reconstruir siguiendo los pasos de Leopold Bloom en esa novela. Del mismo modo, los historiadores y sociólogos del futuro podrían reconstruir la sociedad española de nuestro tiempo leyendo los poemas de Antonio Orihuela. Veamos algunos ejemplos:

Mi madre se indignaba cuando
en el interrogatorio de Pilatos a Jesús
el pueblo, elige, finalmente, a Barrabás.
En España llevamos eligiendo a Barrabás
desde las primeras elecciones democráticas de 1977,
con una diferencia
el otro candidato
nunca ha sido Jesucristo.

_______________________________

CADA vez, veo a más gente
con una venda
puesta en los ojos.
Incluso he visto gente, a las que,
habiendóseles movido un poco
se la vuelven a colocar correctamente.

________________________________

META

El ángel de la historia avanzando hacia delante
con la cabeza vuelta hacia atrás,
y la historia que se curva
hasta dejarlo en el mismo sitio.

_________________________________

cartel OrihuelaTerminé la presentación con estas palabras al hilo de la foto que ilustra la primera página del libro y los elementos promocionales:

Así es Antonio Orihuela y así es su obra, como en esa imagen impactante del cartel de este acto: libro en mano como única arma, bajo el foco de la luz de la Historia y con la mano derecha lanzando versos como bombas, bombas aunque sean de tinta como escribió mi paisano Ángel Samblancat. Aquí os dejo con Antonio Orihuela, que en la foto del cartel se parece al apóstol libertario Anselmo Lorenzo disfrazado de Miguel Hernández arengando con sus versos a los milicianos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Literatura, Personal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s