Reclamando los arcos de la Aljafería para Aragón (la transcripción)

Proposición no de ley sobre la transmisión de la propiedad de los arcos islámicos del Palacio de la Aljafería de Zaragoza, actualmente bajo titularidad del Museo Arqueológico Nacional, al Gobierno de Aragón. Intervención del Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) Chesús Yuste, en defensa de la iniciativa. (Comisión de Cultura, 16/10/13).

El señor YUSTE CABELLO: Hoy voy a hablar de un monumento al que tengo especial cariño. Se trata del Palacio de la Aljafería, en Zaragoza. El Palacio de la Aljafería es una joya arquitectónica que nos permite caminar a través de los siglos. Fue residencia de verano del rey musulmán de la taifa de Zaragoza en el siglo XI y de hecho es el monumento de arte islámico más al norte de Europa que se conserva en estos momentos. Posteriormente fue palacio del rey de Aragón Pedro IV el Ceremonioso en el siglo XIV y, a partir de 1492, fue residencia de los Reyes Católicos. Todos esos espacios son hoy visitables, como la Torre del Homenaje, conocida como torre del trovador, que, siendo prisión de la Inquisición, inspiró el drama romántico de Antonio García Gutiérrez y la ópera de Giuseppe Verdi en 1853. Hoy los aragoneses nos sentimos muy orgullosos de que se haya podido restaurar completamente todo el edificio, convirtiéndolo, además de en la moderna sede de las Cortes de Aragón, en una atracción turística de primera magnitud que supera las doscientas mil visitas al año.

Dentro de los diez siglos de historia del Palacio de la Aljafería no podemos pasar por alto una fecha: 1868, cuando la Comisión Provincial de Monumentos regaló al naciente Museo Arqueológico Nacional varias piezas de incalculable valor. Entre ellas destacaban dos arcos mixtilíneos y un rosetón, además de varios capiteles y frisos decorativos. Entonces, cuando se creó el Museo Arqueológico, imperaba el criterio de reunir en la capital del Estado -mejor dicho, en la capital del imperio todavía- una representación de todas las joyas arqueológicas que caracterizaban la historia de los diversos reinos y territorios que componían el Estado español.

En el marco de la Exposición Internacional Zaragoza 2008 y con motivo del 25º aniversario de la devolución de poderes a las Cortes de Aragón, el Museo Arqueológico Nacional cedió las piezas que he citado anteriormente para que fueran exhibidas en su lugar de origen, esto es, en el Palacio de la Aljafería. Se cedió por un año, pero luego se prorrogó mientras duraran las obras de restauración del Museo Arqueológico. El 5 de marzo del año pasado el ministro de Educación, Cultura y Deporte escribió una carta al presidente de las Cortes de Aragón en la que le reclamaba el regreso de las piezas. Al parecer, se pretende que estos arcos mixtilíneos del siglo XI ocupen un lugar preferente en el área medieval del museo cuando reabra sus puertas. Sin embargo, el criterio museístico ha cambiado profundamente en siglo y medio. Hoy se prima la conservación y la unidad de los conjuntos históricos. Por eso no solo es aconsejable, sino absolutamente indispensable, que especialmente los arcos mixtilíneos, pero el conjunto de piezas, que son elementos esenciales del inmueble catalogado como bien de interés cultural y que forman parte consustancial del mismo, permanezcan en el lugar del que forman parte física e históricamente, esto es, en el Palacio de la Aljafería.

Por eso, través de esta proposición no de ley, proponemos que se transmita a la Comunidad Autónoma de Aragón la plena propiedad de los arcos islámicos del siglo XI y el resto de piezas procedentes del Palacio de la Aljafería que actualmente se encuentran cedidos para su exposición y que las citadas piezas no retornen al Museo Arqueológico Nacional mientras se formalice la transmisión de la propiedad a la Comunidad Autónoma de Aragón. Finalmente pedimos que se cree una comisión paritaria Aragón-Estado de expertos, con el objeto de determinar la existencia de otros elementos de carácter histórico-artístico en colecciones y en museos de titularidad de la Administración General del Estado y que, por sus características, resulte aconsejable albergar en sus emplazamientos originales en Aragón o en museos aragoneses.

Cuando hablamos de patrimonio cultural aragonés expoliado o exiliado, los aragoneses solemos mirar hacia el este, pero también es importante volver la vista hacia el oeste, porque hay piezas de nuestro patrimonio histórico artístico que emigraron en su día, en este caso legalmente, a Madrid, en este caso al Museo Arqueológico Nacional.

Este debate está vivo en Aragón. Hace tiempo que la junta de portavoces de las Cortes de Aragón por unanimidad han mostrado su voluntad de que los arcos permanezcan en el Palacio de la Aljafería, a pesar de lo cual una proposición no de ley similar a la que estoy defendiendo en estos momentos fue rechazada el pasado 14 de junio en la Comisión de Cultura de las Cortes de Aragón por parte de los diputados del Partido Popular y del Partido Aragonés con la excusa de que se estaba negociando. Sin embargo, a lo largo de esta legislatura he formulado once preguntas al ministerio en relación con este asunto y en ninguna respuesta se ha aludido a que se estuviera negociando. Prácticamente las respuestas aludían a una cierta prisa por confirmar el retorno de las piezas a la calle Serrano de Madrid. Por eso hemos presentado esta proposición no de ley, para que los arcos de la Aljafería se queden en su lugar de origen, que es lo que dicta el sentido común y que es lo que dictan también los criterios museísticos contemporáneos. Los arcos de la Aljafería, a la Aljafería.

Quiero agradecer, en todo caso, al Museo Arqueológico que conservara estas piezas en buen estado durante todos estos años, pero entendemos que ha llegado el momento ya de que regresen a casa, a su lugar. En estos ciento cuarenta y cinco años Aragón ha recuperado su autogobierno, ha recuperado su institucionalidad, sus Cortes de Aragón, y ha restaurado el Palacio de la Aljafería, donde hoy esos arcos están bien conservados, están enmarcados en el espacio en el que nacieron, garantizándose además la unidad del conjunto histórico-artístico. Por eso entendemos que el ministerio debe asumir esta nueva realidad y por ello pido el voto favorable a todos los grupos parlamentarios.

_____________________________________________________

Votación:

Proposición no de ley sobre la transmisión de la propiedad de los arcos islámicos del Palacio de la Aljafería de Zaragoza, actualmente bajo titularidad del Museo Arqueológico Nacional, al Gobierno de Aragón.

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 3 (CHA-IU-G.P. Izquierda Plural y Compromís-Grupo Mixto); en contra, 23 (PP), abstenciones, 15 (PSOE, CiU y UPyD).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Cultura, Nacionalismo aragonés. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s