Defendiendo el turismo rural (la transcripción)

Proposición no de Ley sobre el turismo rural, del G.P. IU, ICV.EUiA, CHA: La Izquierda Plural, presentada por el Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) Chesús Yuste. (Comisión de Industria, Energía y Turismo, 8/10/2013).

Chesús Yuste en ComisiónEl señor YUSTE CABELLO: El turismo rural cumple una función muy importante dentro de una estrategia de diversificación económica en el medio rural. Si bien originalmente se trataba una actividad complementaria de las rentas en el medio rural, actualmente se ha convertido, por falta de alternativas, en muchos casos en la actividad principal. Estamos hablando de ofertas de alojamiento en pequeñas localidades de más de 1.000 o 2.000 habitantes o, fuera del casco urbano, en localidades de mayor tamaño, generalmente en antiguas viviendas rurales rehabilitadas -masías, caseríos o bordas-, regentadas familiarmente por los mismos propietarios. Estadísticamente podemos citar, para completar la fotografía del sector, que en el conjunto del Estado español hay 15.000 alojamientos de turismo rural, que ofrecen más de 137.000 plazas y que suponen unos 22.000 empleos. En la actualidad existe una amplia dispersión legislativa en las comunidades autónomas, mientras se carece de una normativa común de ámbito estatal, lo que de hecho está impidiendo ofrecer una imagen común del turismo rural de cara a la promoción exterior. A nuestro juicio, la diversa legislación autonómica ha permitido preservar el tipismo y la idiosincrasia de los distintos alojamientos, y eso ha sido positivo. Pero ciertamente ha obstaculizado la promoción a nivel internacional e incluso ha podido generar confusión para los propios consumidores españoles.

Cuando hablamos del sector del turismo rural tenemos que tener en cuenta también la difícil situación económica que está atravesando en la actualidad. El turismo rural está pasando por un ajuste muy duro, está absorbiendo todos los impuestos que se han ido aprobando por el Gobierno actual, están rebajando los precios en torno a un 30%; están reduciendo los beneficios de las familias que regentan establecimientos de turismo rural y eso supone, para la gente que vive en el medio rural, en un entorno económico, frágil y disperso, una situación de extrema dificultad.

El pasado mes de enero, La Izquierda Plural presentó esta proposición no de ley que pretende dar un impulso al turismo rural mediante la ejecución, en el menor plazo posible, de un paquete de medidas que, a nuestro juicio, son imprescindibles para el sector. En primer lugar, proponemos una clasificación de los establecimientos de turismo rural que, respetando las especificidades derivadas de las respectivas normativas autonómicas, tenga las siguientes características: que sea común, que sea pública -no como las espigas dependientes de una entidad privada- y que sea singular para el turismo rural. Esa es -lo adelanto antes de que se me diga por parte de los portavoces de Grupo Popular- la única cuestión en la que el Gobierno ha movido pieza a lo largo de estos meses. En la Conferencia Sectorial de Turismo celebrada en el mes de abril se aprobaron las estrellas verdes que van a utilizar todas las comunidades autónomas, salvo Cataluña, que prefiere no coordinarse. Para el sector del turismo rural este acuerdo es un primer paso, pero hay que tener en cuenta que queda todavía que las comunidades autónomas desarrollen sus normativas para ajustarse a esas nuevas estrellas verdes. Señores del PP, si pretenden decir que el Gobierno ya está en ello, sepan que eso solo lo pueden aplicar al apartado a) y que en el resto de las propuestas al ministerio le vendrá bien el empujón de esta Comisión  aprobando esta proposición no de ley. Desde luego, el sector lo agradecería.

En segundo lugar, proponemos desarrollar un programa de formación y profesionalización del sector. No basta con ser hospitalario o con ofrecer un alojamiento y un servicio de calidad, es imprescindible acceder a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Nuestros alojamientos de turismo rural están en el siglo XXI, compitiendo con China y con las grandes multinacionales, y es imprescindible esa formación que les permita saber en qué mundo estamos y con quién tenemos que competir. Formación equivale en este caso a compartir información, conocimientos y trabajo, y eso es clave para que el turismo rural pueda sobrevivir hoy en día.

En tercer lugar, proponemos también crear un observatorio de turismo rural que cumpla funciones de asesoría para el sector y que suministre datos contrastados. En cuarto lugar, resulta imprescindible poner en marcha una estrategia de promoción internacional del turismo rural. Me consta que Turespaña hace unas semanas empezó a consultar al sector y a recoger propuestas sobre promoción exterior. Tenemos que ser conscientes de que con la caída del consumo que hay en España, por el paro, por supuesto, pero también por la política de este Gobierno de devaluar salarios y de encarecer la vida, no va a ser el turismo doméstico el que nos saque de la crisis, sino que será, evidentemente, el turismo internacional. Por eso es fundamental salir a vender, pero no a vender los alojamientos  de fulanito o de menganito sino nuestros recursos patrimoniales, nuestros abundantes recursos naturales o culturales para que se llenen nuestros alojamientos. En estos tiempos hay que vender experiencias y los alojamientos ya se llenarán. El otro día un empresario de turismo rural me decía: «Vendamos el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, por poner un ejemplo, y luego  da igual en qué vivienda de turismo rural se alojen los turistas». Esa es la apuesta que tenemos que hacer en clave de promoción internacional del turismo rural.

En quinto lugar, proponemos apoyar la actividad de las federaciones de asociaciones de turismo rural más representativas del Estado español. Ahora el ministerio les requiere, les consulta, pide su colaboración, pero no les ayuda, ni siquiera les paga por el trabajo que la propia Administración les encomienda, lo que resulta sorprendente e injustificado. Por eso, en nuestro grupo pensamos que hace falta que el ministerio apoye la labor que están haciendo federaciones como Autural o como Asetur, por citar las más representativas del sector. Por todo ello, pido el voto favorable para esta iniciativa.

__________________________________________________

Votación

Votamos el punto segundo: Proposición no de ley, presentada por La Izquierda Plural, sobre el turismo rural. Se vota con la enmienda (de adición) presentada por el Grupo Socialista, que ha sido aceptada.

Efectuada la votación, resulta rechazada por el siguiente resultado: votos a favor, 16; en contra, 22.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Territorio, Turismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s