Contra la tauromaquia como patrimonio cultural (la transcripción)

Intervención del Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) Chesús Yuste, portavoz de Cultura del G.P. IU, ICV, CHA: La Izquierda Plural, defendiendo sus enmiendas (y rechazando las del PP) a la Proposición de Ley para la regulación de la fiesta de los toros como Bien de Interés Cultural. (Comisión de Cultura, 2/10/2013).

El señor YUSTE CABELLO: En primer lugar, quiero lamentar profundamente que con las enormes necesidades que tiene la cultura, en esta Comisión de Cultura en esta legislatura la primera ley que aprobemos sea precisamente esta absurda ley que pretende blindar las corridas de toros. Resulta increíble. Además, este debate, espero que sus señorías estén de acuerdo conmigo, debería de haberse producido en el Pleno, en concreto el pasado jueves, porque el Grupo Popular de facto ha presentado una enmienda a la totalidad, y se lo tenía callado. Basta con ver el dictamen que viene de la ponencia y comprobar que todo el texto de la proposición de ley está en negrita; no queda nada del texto que firmaron medio millón de lectores, hasta el título han cambiado, y eso que el Partido Popular votó a favor de la toma en consideración. Mi grupo al menos tuvo la coherencia de votar en contra. Pero a ustedes, señoras y señores del PP, les gustaba tanto la proposición de ley de la ILP que por lo visto han tenido que remendar todos y cada uno de los artículos y disposiciones. No sé si la van a reconocer sus propios promotores ni sus redactores. Por eso creo que ya no es una ILP, ya no es una iniciativa legislativa popular sino directamente un proyecto de ley más del Gobierno, solo que en este caso se nos ha hurtado el debate normal. ¿Para eso recogieron firmas? ¿Para que luego ustedes hagan lo que les dé la gana? Si lo hubieran dicho antes creo que los taurinos se hubieran ahorrado el esfuerzo.

Ciertamente -y en esto les doy la razón- el texto original era tan malo, tan pobre jurídicamente que ustedes -me refiero a los diputados del PP- han tenido que hacerlo de nuevo partiendo de cero. Pero en muchos aspectos el texto que queda ahora sigue siendo, como dirían ustedes, un brindis al sol, o a la sombra, mejor dicho. Las comparecencias de los juristas, incluso alguno que se declaraba taurino, pusieron en evidencia el pasado mes de julio en esta Comisión que no cabe la declaración de bien de interés cultural por parte del Estado en el caso de la tauromaquia, que sería claramente inconstitucional. Solo había tres supuestos en que la legislación prevé esa declaración por parte del Estado, supuestos que no se daban en el caso de la tauromaquia. Por eso, el Partido Popular ha cambiado de estrategia, podemos decir que ha bajado el listón. Ya no se plantea la declaración de bien de interés cultural sino que ahora se habla de patrimonio cultural español. ¿Qué es eso? ¿Qué supone eso? Lo cierto es que en este momento no lo sabemos; espero que el señor Albendea nos lo pueda explicar con detalle. En estos momentos tal vez sea solo una cortina de humo para que los taurinos no se enfaden demasiado con el PP o tal vez sea un paraguas que vaya a legitimar cualquier cosa que se le pueda ocurrir al Gobierno en relación con el fomento de la tauromaquia.

Permítanme que utilice parte de mi intervención como si fuera un turno en contra de esa nueva ley protaurina que nos presenta el Grupo Popular. Han decidido hablar de tauromaquia en vez de hablar de corridas de toros y en la exposición de motivos, en el segundo párrafo, declaran que la tauromaquia comprende todos los festejos populares vinculados al mundo del toro. ¿Todos? ¿También las becerradas de Algemesí y el toro de Medinaceli y el toro de la Vega? ¿Todos? ¿Esos festejos especialmente crueles también forman parte de ese patrimonio cultural que quieren ustedes para la tauromaquia? Yo formulé esta pregunta a los promotores originales de la iniciativa y me respondieron claramente que no. Espero que ustedes hagan lo mismo en su intervención.

El problema de esta nueva iniciativa, en este caso ya avalada por el Grupo Popular, es que vuelve a chocar con el reparto competencial consagrado en la Constitución. La Administración General del Estado no podía declarar bien de interés cultural salvo en tres casos concretos que, repito, no se dan en la tauromaquia. Ni tampoco puede declarar patrimonio cultural español en todo el territorio del Estado como se pretende ahora. La cultura es una competencia concurrente donde el peso reside en las comunidades autónomas y donde el papel de la Administración General del Estado es subordinado o complementario. Más allá de la lengua castellana consagrada en la Constitución, no hay una única cultura española que se puede imponer en todas las comunidades autónomas automáticamente. Si hay que imponerlo es que no es algo natural y por tanto si no hay acervo cultural en Canarias, en Galicia o en Cataluña no se puede imponer por la fuerza eso que ustedes denominan patrimonio cultural español.

Ustedes, en la nueva exposición de motivos, dicen que el artículo 194.2 expresa la preocupación del legislador constituyente por los valores culturales de la sociedad española. Y digo yo, el constituyente debía de estar preocupadísimo por la tauromaquia, preocupadísimo, tan preocupado estaba que se le olvidó citarla en la Constitución; fíjese si estaba preocupado. Lo cierto es que los constituyentes demostraron ser más sensatos que ustedes.

Ustedes -del Partido Popular- vuelven a tropezar en la misma piedra que en la iniciativa original, al ponerse como objetivo un imposible como es que la Unesco incluya la tauromaquia en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Estréllense contra esa pared si quieren, háganlo. Pero el Gobierno debería de ser consciente de que la Unesco entre sus principios tiene la protección de otros tipos de vida, en particular de los animales -y cito textualmente-. Por tanto, no cabe ninguna tradición que se base en el maltrato y en la muerte de un animal para poder incluirse en esa lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Aunque los forofos se empeñen, no cabe en la Unesco, es imposible.

Vuelven a apoyarse en lo que llaman -y cito textualmente- «indudable trascendencia de la tauromaquia como actividad económica y empresarial», pero no lo desarrollan. No desarrollan esa frase tan bonita, no se atreven a poner cifras: cuánta facturación, cuántos puestos de trabajo, cuánto porcentaje de PIB. El texto original era tan exagerado e insensato, con errores flagrantes como hablar de 2,4% de porcentaje de PIB aportado por el mundo del toro, que sus promotores tuvieron que reconocerlo en sus comparecencias el pasado mes de julio. Por eso ustedes hacen bien eliminando los datos erróneos, pero se han olvidado de incluir los datos correctos. Me imagino que porque no existen, me imagino que porque no hay esos datos correctos que justifiquen la frase rimbombante que utilizan ustedes en la exposición de motivos.

Eso sí, ustedes añaden un error nuevo que no aparecía en el texto original. Dicen en la exposición de motivos que «ya en el siglo XIII contemplaban y regulaban esta materia» y mencionan a Alfonso X El Sabio. Pues fíjense si era sabio Alfonso X que lo que hizo fue prohibir las corridas de toros; no regularlas, sino prohibirlas. ¡Ya vale, por favor, de estirar los textos históricos para intentar justificar lo injustificable!

Sinceramente no resulta mejor el texto del Partido Popular que el texto original, sino que resulta más confuso. Creo que solo se quiere ganar tiempo, mantener entretenidos a los taurinos para que tarden en enterarse de que todo lo que han hecho no ha servicio para nada y que la tauromaquia está en la misma situación en la que estaba el año pasado. Al menos el bien de interés cultural era algo que estaba regulado, pero ¿qué es el patrimonio cultural español? Lo cierto es que ustedes hablan tan pronto de patrimonio histórico y cultural como de patrimonio cultural inmaterial, o solo de patrimonio cultural sin más adjetivos y no sabemos a qué carta quedarnos. Es más, nos extraña que no se cite el Plan nacional de salvarguarda del patrimonio cultural inmaterial, que es algo que sí que existe. Sin embargo, se omite en su texto legislativo. Cada vez que leo esta iniciativa legislativa del Grupo Popular me parece más una cortina de humo: habrá que hacer reformas legales necesarias -dicen-, habrá que hacer un plan nacional, habrá que ir a la Unesco, habrá que, habrá que…

Para el Grupo de La Izquierda Plural, que represento en este debate, la única salida digna está en las enmiendas que hemos presentado y que resumo brevemente. La tauromaquia no puede considerarse patrimonio cultural en pleno siglo XXI porque en nuestro tiempo sabemos que los animales son seres sintientes, sabemos que el toro sufre en la plaza. La legislación, precisamente por eso, prima con carácter general la protección animal y debería primarla también por encima de algunas tradiciones que resultan impropias del siglo XXI y que en todos los países prácticamente de nuestro entorno no sobrevivieron a la Ilustración y aquí, sin embargo, han perdurado para nuestra vergüenza.

Defendemos desde La Izquierda Plural la inclusión de cinco artículos -y la supresión de todos los existentes, por supuesto- en los que se niega la consideración de patrimonio cultural español a las corridas de toros y también a otros espectáculos donde se produzcan maltrato y muerte de un animal, y expresamente se les niega a estos espectáculos cualquier aportación de dinero público. Por eso, no tenemos necesidad de entrar en nuestras enmiendas en la controversia sobre la concurrencia de las competencias culturales; queda clara  nuestra oposición en todo caso. También proponemos que se impida el acceso de menores de edad a estos espectáculos y que se establezca la promoción en todos los niveles de la enseñanza del fomento del respeto a los animales, excluyendo expresamente las corridas de toros como tales de los contenidos educativos. Asimismo, proponemos que no se emitan corridas de toros y otros espectáculos análogos en los medios audiovisuales públicos y privados durante el horario protegido para la infancia. Recordemos que estamos hablando de exponer a menores de edad a imágenes reales de crueldad y de violencia. No es una película de ficción; es un acto cruel que está ocurriendo realmente. En coherencia con estas enmiendas proponemos también un nuevo título más aséptico: proposición de ley de regulación de las corridas de toros y otros espectáculos donde se produzca maltrato y muerte de un animal.

Concluyo ya. Mientras las industrias culturales de verdad están atravesando una crisis que está provocando el cierre de numerosos teatros, cines, librerías…, mientras las bibliotecas públicas se encuentran sin libros nuevos y sin renovar las colecciones de las revistas culturales, este Gobierno está dando la puntilla a la cultura subiendo el IVA al 21% y escondiendo la ley de mecenazgo en un cajón. Y ahora, para rematar la faena, el ministerio competente en materia de cultura se va a entretener fomentando las corridas de toros y retirando recursos que deberían apoyar a los creadores y a los artistas de verdad para dedicarlos al sostenimiento de un espectáculo donde se maltratan y matan animales por diversión. ¡Toma marca España! ¡Toma cultura! ¡Toma patrimonio cultural!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Cultura, Protección animal. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Contra la tauromaquia como patrimonio cultural (la transcripción)

  1. jose León dijo:

    Fabuloso,.muchas gracias Jesus por reprentarnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s