Denunciando el caos ferroviario en Aragón (la transcripción)

Petición de convocatoria extraordinaria de Comisión de Fomento reclamando la comparecencia de la Ministra de Fomento ante los graves problemas ocasionados por la puesta en marcha del convenio ferroviario en Aragón, presentada por Chesús Yuste, diputado CHA por la Izquierda de Aragón. (Diputación Permanente, 11/07/2013).

El señor YUSTE CABELLO: Muchas gracias, señora presidenta.
Señorías, como portavoz del Grupo de La Izquierda Plural anuncio nuestro apoyo a la comparecencia de la ministra de Fomento solicitada por el Grupo Socialista para que explique los recortes en los servicios ferroviarios en general. Como diputado de Chunta Aragonesista por la izquierda de Aragón voy a defender la comparecencia de la ministra que he solicitado para que explique específicamente las últimas decisiones tomadas en materia ferroviaria en relación con la entrada en vigor del convenio ferroviario con la Comunidad Autónoma de Aragón que ha provocado las quejas de los usuarios, de colectivos y del propio Gobierno de Aragón.

El pasado 22 de enero, también en esta Diputación Permanente, solicitamos la comparecencia de la ministra, en aquel momento ante el temor que se había creado por el recién aprobado Plan de racionalización de los servicios ferroviarios de viajeros de media distancia. Hablan de racionalizar y quieren decir, en la neolengua del PP, cerrar líneas y servicios de ferrocarril convencional, es decir, recortar todo lo que huela a público; como en tantas otras materias, también en ferrocarril. Casi medio año después, los temores que habíamos expuesto en enero en esta misma sala se han confirmado ampliamente. El Gobierno ha decidido recortar su aportación al ferrocarril público para que sean otros los que paguen, para que sean otros los que entre la espada del cierre masivo y la pared de la presión ciudadana tengan que firmar convenios bilaterales para acabar desmantelando buena parte del sistema ferroviario. Hablamos por ejemplo del Gobierno de Aragón, que tendrá que aportar hasta 13.200.000 euros para salvar una parte de lo que el Gobierno español quería suprimir. Eso sí, el Gobierno queda en esa fábula como las buenas hormigas ahorradoras dejando el papel de despilfarradoras cigarras a las comunidades autónomas, que van a tener que detraer fondos públicos de cuestiones de su competencia para dedicarlos a pagar lo que correspondería al Gobierno español, esto es, el ferrocarril convencional. Eso no es una colaboración institucional, eso es una política donde en Madrid se decide y en Aragón se paga.

Por si no fuera poco con tener que asumir ese gasto a cambio de menos servicios y de perder calidad en algunas de las comunicaciones, además en Aragón hemos tenido que soportar —estamos teniendo que soportar— una sucesión de acontecimientos que voy a relatar tras la entrada en vigor del convenio ferroviario entre Renfe y el Gobierno de Aragón. Desde el minuto uno de su aplicación ese convenio ha descarrilado. Se estrenó con un absoluto caos horario, con una total falta de información provocada por errores en la propia página web de Renfe, con casos como el del 30 de junio, que sirve como ejemplo local de una queja que ha sido general en todo Aragón. Vecinos de Binéfar que pierden el tren porque este sale una hora antes porque se ha cambiado el horario y no se ha informado en la página web y estamos hablando de una estación donde no hay personal ni panel informativo ni nada que informara de esos cambios. En la web de Renfe resulta que no figuran trenes que sí existen y en cambio sí aparecen otros trenes que no existen, como el tren fantasma de Monzón a las seis y media. El propio Gobierno de Aragón ha reconocido que ha habido cambios de hasta dos horas en el 80 % de los horarios pactados, es decir, solo 49 de los 246 trenes que circulan a la semana cumplen con los horarios pactados, siendo la línea Huesca-Canfranc la más afectada por esos cambios.

La propia Plataforma en defensa del ferrocarril de Teruel ha denunciado que algunos de los tiempos de viaje en los trenes de la línea Zaragoza-Teruel-Valencia se han alargado hasta retroceder cuarenta años. El tren que sale de Valencia a Teruel tarda en estos momentos tres horas y diez minutos en recorrer 172 kilómetros. Además, desaparecen otros servicios sin que nadie haya sido informado. Un ejemplo es el de Purroy, un barrio de Morés en la comarca de Calatayud; también ha desaparecido sin avisar el tren que llegaba hasta Ariza en la misma comarca. Son ejemplos que sirven con datos y precios reales para que se conozca la realidad que no se ve tras los cristales de un coche oficial, y es que estos recortes no son nuevos. Lo comentaba un concejal de Chunta Aragonesista en Alhama de Aragón: «Antes nos quitaron el tren a Madrid, luego los intercitys y al final nos quitarán también esto, y la falta de servicios provocará la despoblación». Esa es la realidad del medio rural a la que está abocado con esta política de recortes del Partido Popular.

Pero no solo es un caso de menosprecio al usuario con ese caos horario y el cierre de servicios. Además Renfe está aprovechando para destinar a Aragón su tren más viejo, el automotor 596, conocido popularmente como Tamagochi. Los ha retirado ya de todas partes y terminan en Aragón como en un cementerio de elefantes. De este modo se ha dado un efecto absolutamente indeseado. El Gobierno Rajoy se puede apuntar otro éxito, lo nunca visto: se anulan paradas intermedias y, sin embargo, se está consiguiendo que no se recorte el tiempo de viaje. Increíble pero cierto. El surrealismo alcanza su culminación con el caso del Caspolino, un tren muy popular en la comarca de Caspe, con ciento veinte años de servicio entre Zaragoza y Barcelona, que resulta que sigue funcionando a pesar de que oficialmente está eliminado; oficialmente está eliminado, sigue funcionando y los vecinos no saben si montarse o no. En fin, esa es la incertidumbre en la que han quedado muchas comarcas aragonesas.

Voy concluyendo. El nuevo convenio ha supuesto una marcha atrás en la calidad del servicio, aumento en tiempos de viaje, peor material rodante y sin reducción del precio de los billetes, sin olvidar que desde la entrada en vigor del convenio se ha registrado de media una avería cada día: ayer mismo, dos averías en la línea del Canfranc y esta misma mañana, para cumplir la media, se ha estropeado un tren en Zuera y, por supuesto, a los pasajeros los han enviado en autobús. No podemos esperar, queremos que la ministra dé explicaciones y por eso pedimos esta comparecencia, para preguntarle por qué obliga a las comunidades autónomas a firmar un convenio para no perder servicios de ferrocarril y luego resulta que ese convenio se incumple nada más empezar. ¿Qué forma de negociar es esa?

Por si fuera poco, se han acumulado estos días dos malas noticias —fuera del convenio pero también en asunto de transportes—: se ha anunciado la supresión del servicio de Avant a Calatayud y se ha dado a conocer el documento “Nuevo modelo de desarrollo de los corredores de alta velocidad”, fechado el 1 de abril, donde se habla de recortes en las comunicaciones ferroviarias entre Zaragoza y Navarra, en el Cantábrico-Mediterráneo y en la línea Zaragoza-Teruel-Valencia. En el fondo, está claro que el objetivo de este Gobierno es desmantelar el ferrocarril convencional, el sistema ferroviario público. Solo se tienen en cuenta los criterios económicos. Se ignora el papel vertebrador del ferrocarril y el valor medioambiental que supone para un transporte sostenible. Estamos teniendo un sistema de ferrocarril muy por debajo de nuestras necesidades, un servicio que no nos merecemos. Queremos que rectifiquen, exigimos explicaciones y por eso reclamamos esa sesión extraordinaria de la Comisión de Fomento para que la ministra comparezca ante la grave situación creada en Aragón tras la entrada en vigor del nuevo convenio ferroviario con Renfe. Finalmente, por supuesto, apoyamos también la comparecencia para que la ministra dé explicaciones sobre el impacto de los recortes en el conjunto del Estado español.

Muchas gracias.

___________________________________________

Votación:

Punto 27. Petición formulada por los grupos de La Izquierda Plural y Mixto, (Chesús Yuste) para que se celebre una sesión extraordinaria de la Comisión de Fomento, con comparecencia de la ministra, para informar de las afecciones en Aragón de las últimas decisiones tomadas en materia ferroviaria en relación con la entrada en vigor del convenio ferroviario con la comunidad autónoma, que han provocado las quejas de usuarios, colectivos como la Plataforma en Defensa del Ferrocarril y el propio Gobierno de Aragón.

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 24; en contra, 28.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Comunicaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s