Toros BIC (10): Preguntando al filólogo Andrés Amorós

Intervención del Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) Chesús Yuste, como portavoz del G.P- IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural, formulando preguntas a Andrés Amorós Guardiola, Catedrático de Literatura Española en la Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid, compareciente a propuesta del PP, para informar sobre la ILP que pretende declarar la tauromaquia como Bien de Interés Cultural. (Comisión de Cultura, 11/07/2013).


.
El señor YUSTE CABELLO: Señor Amorós, bienvenido a esta Comisión de Cultura. Quería agradecerle su intervención y los argumentos que ha expuesto, independientemente de que pueda discrepar con respecto a ellos, pero me parece importante que también su punto de vista se pueda escuchar en esta Comisión. Han comparecido diez expertos a lo largo de la mañana y tarde de ayer y la mañana de hoy, a propuesta de los distintos grupos parlamentarios y cuando comparecían no venían con la chapa puesta de si estaban a favor o estaban en contra; de hecho algunos de ellos ni siquiera sabíamos qué opinión tenían a priori. No creo en el tema de las etiquetas y en concreto me parece que es muy difícil etiquetar al señor Alonso.

Quiero aclarar y tranquilizar, en primer lugar, al señor Salvador de que no se asuste por la propuesta que ha hecho finalmente el señor Anselmi. Esta ILP sobre la que estamos hablando hoy es una reacción a la ley catalana, así se nos ha dicho por sus promotores. Que luego haya reacciones a esta ILP en el caso que se apruebe, entra dentro de lo normal de las cosas.

De su intervención deduzco que usted defiende la tauromaquia como algo global, donde entra un montón de factores, pero hay un eslabón final que es el espectáculo público, la corrida de toros. Sin embargo, esa corrida de toros para usted no es solo el eslabón final, es la pieza fundamental porque sin ella no tiene sentido nada. Si pudiera mantenerse el toro de lidia en la dehesa vivo, sin acabar siendo toreado y muerto en una plaza de toros, usted ha dicho que eso no le gusta. Por tanto, no le gusta el toro de lidia, no le gusta que sobreviva el toro de lidia; lo que le gusta es que lo maten en un espectáculo público porque es lo que según usted da sentido a todo ese aparataje cultural que usted llama tauromaquia. Pues si esa es su opinión creo que queda bastante clara en cuanto a dónde podemos avanzar. Usted dice que no quiere imposiciones y demás, pero es que estamos hablando de una proposición de ley que usted comparte y que impone que haya una declaración de BIC para las corridas de toros, impone que haya ayudas públicas, impone que las corridas de toros y todo lo que ello conlleva entre en las escuelas y en la universidad, eso es lo que impone esta ley. Por tanto, frente a esa imposición cabrán otras opciones.

Me da la sensación de que no lo ha entendido bien o quizás no haya tenido la oportunidad de seguir las intervenciones de los cuatro juristas, que yo tuve la oportunidad de seguir ayer y de ver exactamente cómo las piezas iban encajando entre lo que decía uno y lo que decía otro. Este texto legal tiene serias dudas de inconstitucionalidad y en eso estaban de acuerdo prácticamente todos los juristas. El Estado solo puede intervenir o invadir competencias autonómicas -usted ha empleado alguna cita de Enrique Alonso, estaría bueno que la citara entera- a la hora de aprobar una declaración de bien de interés cultural, si se demuestra que existe una situación de expoliación, es decir, si se demuestra que el bien cultural a proteger está en riesgo de desaparición y eso sería muy discutible. De hecho ayer mismo, el señor Núñez, que es el que más sabe de esto porque es representante de la Mesa del Toro, dijo que de herida de muerte nada, que la tauromaquia no está herida de muerte y está más viva que nunca, que produce un montón para el Estado. Por tanto, no está en riesgo de extinción, no está en situación de expoliación y no cabe por tanto que la declaración de BIC sea por parte del Estado. En definitiva, hay argumentos jurídicos que ponen en serias dudas la constitucionalidad de esta iniciativa legislativa popular.

Usted ha empezado hablando de ecología y yo he citado el tema de la dehesa al principio. Hay quien piensa -existe documentación al respecto- que pueden sobrevivir el toro de lidia y la dehesa aunque desaparezca el espectáculo; otra cosa es que a usted no le guste que el toro de lidia corra libre y vivo por la dehesa. De hecho la dehesa puede sobrevivir porque depende más del cerdo ibérico que del toro de lidia, en cuanto al número de cabezas de ganado, en cuanto al número de hectáreas ocupadas e incluso la propia ayuda europea a la dehesa viene por el cerdo ibérico y no por el toro de lidia, obviamente. Por tanto, hemos encontrado respuesta a esta cuestión en estos días.

Ha hablado de economía y de sus palabras deduzco que se ha creído los datos económicos que barajaban los promotores de la ILP, pero tengo que decirle que los ponga en cuarentena porque ayer mismo el señor Núñez -que como digo es quien más sabe porque es representante de la Mesa del Toro- reconoció aquí que había un error flagrante en la cifra del PIB. Usted sabe que en la exposición de motivos del texto de esta ley se dice ni más ni menos que el mundo del toro genera una aportación al PIB nacional del 2,4%. Obviamente eso es una barbaridad porque todo el mundo sabe que el conjunto del sector primario supone un 2,7%, por consiguiente la aportación del mundo del toro no puede ser un 2,4%. De hecho el señor Núñez entendía que la cifra debía ir en torno a un 0,001 por cien. Pongamos en cuarentena esa cifra y las demás también, porque le pregunté que desglosara las cifras tanto de facturación como de esos 200.000 empleos y no tenía los datos, no me los pudo facilitar. Pero si hemos pillado un error en ese párrafo cabe que, como medida cautelar, con el rigor que merece una Cámara parlamentaria, pongamos en cuarentena toda la cuestión.

El señor Alonso, que tanto le inspiró ayer, dijo expresamente que las corridas de toros no pueden sobrevivir sin subvención. Hay un dato relevante en la encuesta de hábitos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que en el año pasado solo el 8% de los ciudadanos encuestados había ido ese año a algún espectáculo taurino, menos que a las exposiciones, quedando prácticamente en el último puesto del ranquin. Por tanto, la caída de público es fundamental.

Con respecto al tema del turismo usted ha dicho que en el mundo se identifica España con el toro, para bien o para mal. Pues efectivamente el dato lo aportó ayer el señor Alonso y causó sorpresa en este lado. Algunos touroperadores estaban planteándose retirar destinos en España que estuvieran promocionándose a partir de corridas de toros. Por tanto, si en un paquete turístico se incluye visita a la plaza de toros de no se dónde, o corridas en Las Ventas o en Sevilla, o donde sea, automáticamente esos touroperadores internacionales apartarían esa oferta turística. Es decir, hay un problema, el turismo español puede tener un problema, la marca España tiene un problema y eso hay que tenerlo en cuenta y no se puede minimizar.

Lo de que el toro es un animal doméstico que tanta gracia le ha hecho, es un dato que aparece en la web de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, que deben ser los que más saben de esto. Si ellos dicen que es doméstico, supongo que lo será; es un dato de la Unión de Criadores.

Pasando ya al tema cultural, usted ha hablado de la declaración por la Unesco. Me da la sensación de que no va a ser tan fácil.

El señor PRESIDENTE: Señor Yuste, vaya terminando.

El señor YUSTE CABELLO: Voy concluyendo.

La propia responsable del objetivo de la declaración de la Unesco para la tauromaquia reconoce que va a ser muy difícil porque en la Unesco -cito textualmente- «no les gusta la muerte y no conciben cómo en un arte puede estar la muerte del animal por medio. Va a costar mucho argumentar la muerte del toro» -se lamentaba la señora Badorrey-. Por tanto, sinceramente nos parece batalla imposible la declaración de la Unesco, pero esa es su opción.

De aspectos culturales apenas ha dicho algunas cosas. El lenguaje taurino sobrevivirá a las corridas de toros y dentro de un siglo los jóvenes dirán que usted ha hecho un brindis al sol o que el otro no sé qué o echarán un capote a no sé quién y, sin embargo, no sabrán el origen etimológico de esas expresiones. Así han avanzado todos los idiomas y también el nuestro.

El señor PRESIDENTE: Señor Yuste, por favor.

El señor YUSTE CABELLO: Concluyo ya.

Sobrevivirán también el toro de Osborne y los cuadros de Goya y los de Picasso. Eso es cultura. Ese eslabón final de la tauromaquia, espectáculo con maltrato y muerte de un animal en un espectáculo público, no es cultura y no puede serlo bajo ningún concepto.

_____________________________

Réplica al Sr. Amorós:

El señor PRESIDENTE:  Señor Yuste, parece que había alguna discrepancia, que le han atribuido a usted algo que no ha dicho. Le doy dos minutos para que lo aclare.

El señor YUSTE CABELLO: Señor presidente, no voy a entrar en otras cuestiones ni de gustos ni de intimidades personales, pero  quiero aclararle lo importante: esto es un parlamento. Por tanto, el derecho es importante y el contenido de las leyes es importante. Tres de los cuatro letrados, los señores Alonso, Argullol y Soriano concluyeron que no hacía falta que estuviera en riesgo de morir -lo ponía en mi boca- para recibir subvenciones, que la ópera no estaba en riesgo de morir y recibía subvenciones. No es ese el caso. Estamos hablando no de recibir subvenciones, sino de declarar bien de interés cultural. Esa es una competencia autonómica y la ley prevé que el Estado puede declarar bien de interés cultural si el bien a proteger es un servicio público, es un patrimonio nacional o está en riesgo de expoliación. Los tres juristas concluyeron que lo único aplicable a la tauromaquia es eso. Por lo tanto, hay que demostrar jurídicamente en la proposición de ley que la tauromaquia está en riesgo de desaparecer. Ayer -lo repito- el responsable de la Mesa del Toro, el señor Núñez, dijo claramente que no estaba herida de muerte, ni muchísimo menos, que gozaba de muy buena salud. Por consiguiente, contradice el argumento jurídico fundamental. Eso es lo que yo he dicho.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Cultura, Protección animal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s