Debatiendo de política industrial y de las cuencas mineras (la transcripción)

Comparecencia del ministro de Industria, Energía y Turismo sobre 40 asuntos acumulados. Intervención de Chesús Yuste, Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón), como portavoz del Grupo IU/ICV/CHA: La Izquierda Plural, dándole la réplica al ministro sobre política industrial y en concreto sobre el cierre de Orizonia, el ERE de Santa Bárbara y los contratos de Navantia, así como sobre la difícil situación de las cuencas mineras. (Comisión de Industria, Energía y Turismo, 19/06/13).

El señor YUSTE CABELLO: Señor ministro, esta es una hipermegacomparecencia, con cuarenta solicitudes de comparecencia acumuladas. Es cierto que con temas repetidos, pero evidentemente vamos a hablar entre unos y otros de una veintena de materias, y ya le adelanto que no podré hablar de todas las que me gustaría en esta ocasión. Va a ser difícil poder dedicar el tiempo que merece cada uno de estos asuntos, me temo que podemos caer en un diálogo de sordos, pero en todo caso, aunque soy escéptico, voy a intentar hacer mis deberes lo mejor posible. En primer lugar, me voy a ocupar de la política industrial y de la crisis de algunas empresas que motivaron que desde nuestro grupo se solicitara su comparecencia, también en el caso de la situación específica que están atravesando las comarcas mineras.  Posteriormente mi compañera Laia Ortiz se va a centrar en la política energética en general, tema sobre el que hemos solicitado también varias comparecencias.

Señor ministro, mientras ustedes ven luces -y ya hemos oídos varias veces a varios miembros del Gobierno repetir esa imagen, no sabemos si fruto de alguna alucinación o del síndrome de los brotes verdes de la señora Salgado-, lo cierto es que el resto de la gente lo que estamos viendo es una tasa de paro como nunca, desatada, disparada como nunca, empresas que cierran una tras otra como soldados que caen en el campo de batalla. Estamos viendo a la generación más preparada de la democracia haciendo las maletas para contribuir al desarrollo de otros países. Y no estamos viendo una política industrial activa ni una estrategia de crecimiento por parte de su Gobierno que permita albergar ni el más mínimo resquicio de esperanza en estos momentos difíciles. Hoy usted ha hablado de política industrial activa y se me han puesto las orejas en punta y me he dicho que esto es un titular, que esto es impresionante: el ministro de Industria, que en su primera comparecencia hace año y medio me negaba que el Gobierno tuviera que tener una política activa, ahora lo asume como parte de su propio discurso. Usted incluso recordará que añoraba la burbuja inmobiliaria cuando yo le planteaba la necesidad de un cambio de modelo de crecimiento y usted decía que ojalá volvieran las vacas gordas a pesar de las consecuencias que tuvieron. Hoy al menos responsabiliza a la burbuja inmobiliaria de que nuestros empresarios no hayan innovado. Por lo menos ya es un avance en la visión del problema que nos ha traído hasta aquí, una burbuja, que, recordémoslo, se engordó a partir de unas determinadas políticas de suelo por parte del Gobierno del señor Aznar. Esa es la realidad que nos ha traído hasta aquí. Supongo que para salir habrá que buscar otras recetas y no caer en el mismo error.

En todo caso, señor ministro, tengo ganas de ver su política industrial activa, ya iba siendo hora, y espero que en breve haga demostración de ese cambio de política. La semana pasada, sin ir más lejos, le expuse el emblemático caso de Chocolates Hueso, una empresa con ciento cincuenta años de historia en la localidad aragonesa de Ateca que ha sido condenada al cierre por la empresa propietaria y cuyos productos, que son líderes, se van a deslocalizar. Le pedí que defendiera el empleo en ese caso. En la misma línea, hoy vamos a hablar de otras empresas en crisis y vamos a ver exactamente cuál es la posición del Gobierno con respecto a cada una de ellas.

En el mes de enero pedimos su comparecencia junto con los compañeros del Bloque Nacionalista Galego para que explicara la situación de los astilleros de Barreras y de Navantia-Ferrol en relación con el contrato de la mexicana Pemex, en febrero pedimos que informara sobre la situación de Santa Bárbara Sistemas tras el expediente de regulación de empleo y en marzo volvimos a solicitar que compareciera en relación con la quiebra del holding turístico llamado Orizonia. Así que, aunque sea brevemente, voy a decir algo de estas cuestiones antes de entrar en la cuestión minera.

En el caso de Navantia-Ferrol, el caso de los astilleros, no voy a reiterar argumentos que ya empleé en la Diputación Permanente del 22 de enero. Han pasado cinco meses desde entonces y en aquella situación el portavoz del Grupo Popular nos garantizó que los contratos eran reales y que los astilleros de Barreras y de Navantia-Ferrol volverían a trabajar. La pregunta, señor ministro, es si se ha avanzado algo y en qué situación estamos con respecto a esos contratos de Pemex con los astilleros gallegos. ¿En estos cinco meses ha habido alguna noticia, algún cambio o alguna mejoría? Lo digo porque si éramos escépticos cuando se anunciaron esos contratos y precontratos e intenciones de acuerdos y principios de acuerdos que se vendían en campaña electoral, ahora ya no estamos en campaña electoral, ahora hay que dar frutos y logros y en este momento tenemos serias dudas todavía, lamentablemente. Como el pueblo gallego es muy escéptico, supongo que podrá seguir esperando, pero la verdad es que es lamentable.

Segunda cuestión, Santa Bárbara. Ya conoce la situación. Estamos hablando de un expediente de regulación de empleo, de extinción de en torno a 800 puestos de trabajo y de suspensión a lo largo de varios años hasta 2015 en el que se engloba a un millar de trabajadores más y además el cierre definitivo de las plantas de A Coruña y de Palencia. Por tanto, asistimos al desmantelamiento acelerado de una industria tradicional estratégica, una empresa pública, recordémoslo, que el Gobierno del Partido Popular privatizó en el año 2000, que vendió a General Dynamics, de Estados Unidos, con el argumento de que se iba a consolidar a Santa Bárbara como un centro mundial en la producción de lo suyo, que son las armas terrestres, como ustedes saben. La verdad es que no ha ocurrido nada de eso sino todo lo contrario, asistimos prácticamente al desmantelamiento de esta empresa. No sé si eso forma parte de los brotes verdes; me temo que no. En todo caso, debo decir para terminar que, a nuestro juicio, habría que aprovechar este momento de crisis para recordar la necesidad de abordar la reconversión de nuestra industria militar en una industria civil, en una industria para el desarrollo y para la paz, y eso también forma parte del cambio de modelo productivo que antes o después habrá que abordar.

En tercer lugar, en el caso de Orizonia, un grupo turístico con ochenta años de historia que en estos momentos se encuentra en una situación prácticamente terminal, con un expediente de regulación de empleo, de extinción de toda la plantilla de todas las empresas que forman el grupo, miles de trabajadores, y el Gobierno se está lavando las manos. Para eso se aprobó la reforma laboral, para que la autoridad laboral no pudiera entrometerse en los expedientes de regulación de empleo. Lo sé y entiendo que los tiros van por ahí: barra libre para las empresas, los trabajadores a la calle y en este caso la industria turística española recibe un duro golpe, y eso que el turismo es tan importante y es fundamental para eso que llaman ustedes Marca España y que no se cansan de repetir. Efectivamente, el turismo es muy importante para la Marca España y el cierre de empresas turísticas está dañando de una forma importante a este sector que es fundamental para nuestra economía.

¿Qué ha hecho el ministro competente en materia de turismo ante el cierre de Orizonia? Si en el caso de Marsans el culpable es Díaz Ferrán, en el caso de Orizonia los trabajadores tienen claro que el responsable es el grupo inversor Carlyle, el accionista mayoritario que, tras recuperar su inversión, decidió abandonar Orizonia de la noche a la mañana dejando grandes pérdidas y sin que el Gobierno tuviera la más mínima reacción. ¿Por qué permitimos ese tipo de comportamiento a empresas que deberían ser socialmente responsables? Desde luego, ojalá que la Administración concursal y los jueces hagan su trabajo y algún día se sepa toda la verdad de lo que ha ocurrido en Orizonia.

Concluyo ya. Varias solicitudes de nuestro grupo parlamentario se referían al sector de la minería, abocado al cierre por parte de su Gobierno antes del horizonte que había marcado la Comisión Europea. La situación de las cuencas mineras es insostenible, se está prolongando una situación agónica con rondas de diálogos con los agentes sociales que no terminan de dar frutos mes tras mes, mientras la amenaza de cierre cada vez es más real. En estos momentos las cuencas mineras están al borde del estallido social y, desde luego, la actitud de su Gobierno es, a nuestro juicio, de pasividad.

El pasado 24 de abril compareció el secretario de Estado de Energía y nos gustaría que usted hoy, señor ministro, pudiera actualizar la información que dio entonces. ¿En qué situación se encuentran en este momento las conversaciones? El secretario de Estado esperaba que hubiera frutos hace ya algunas semanas o algunos meses y, sin embargo, eso no ha ocurrido. Por tanto, ¿se están incumpliendo los propios plazos que ustedes se habían fijado?

¿Se sabe algo con respecto a si habrá o no un plan para el desarrollo alternativo de las comarcas mineras en el horizonte 2013-2018? ¿Cuáles son los compromisos de su Gobierno en ese sentido? Las minas de León y de Asturias están abocadas al cierre por el conflicto en torno a las ayudas a la producción de un empresario concreto. Es una situación inaceptable. Los trabajadores y las cuencas mineras no pueden ser rehenes de nadie, ni de las empresas ni del Gobierno. Y mientras, en Aragón, Endesa se niega a que la central térmica de Andorra queme el carbón de Mequinenza, a pesar de los informes universitarios favorables que tiene y a pesar del aparente interés del Gobierno.

Señor ministro, le pediría que resolviera este asunto y que le dedicara su máxima atención. Usted sabe que los diputados de esta Cámara  elegidos en territorios mineros hemos solicitado una entrevista con el secretario de Estado de Energía porque queremos conocer de primera mano la situación; estamos esperando respuesta desde el mes de abril pero pasan los meses y ni se resuelve el asunto ni se nos recibe por parte del secretario de Estado. Creo que usted como ministro debería dar un golpe encima de la mesa -figuradamente, espero- y contribuir decisivamente a la resolución de un asunto que, en esta situación de agonía, no debe prolongarse ni una semana más.

Gracias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Energía, Industria, Turismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s