Exigiendo la paralización de la mina de Borobia

Intervención del Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) Chesús Yuste, en defensa de la Proposición no de Ley sobre paralización del proyecto de explotación minera de magnesitas de Borobia (Soria). (Comisión de Industria, Energía y Turismo, 25/04/2013).

Aún en tiempos de crisis no vale todo, no podemos relajar las mínimas exigencias de respeto ambiental ni de salud pública que deben cumplir los proyectos industriales o mineros. Hoy traemos un buen ejemplo de que no todo vale. Y que las afecciones medioambientales no entienden de fronteras. Se trata de un proyecto, en este caso minero, que presenta enormes perjuicios para el medio ambiente y la salud pública y que se ubica en los límites de una comunidad, muy lejos de su capital, en un territorio con poco peso demográfico y electoral; y además donde la mayor parte del perjuicio transcurrirá en la comunidad vecina a través de las cuencas de los ríos.

Repasemos la película de los hechos: La empresa Magnesitas y Dolomitas de Borobia S.L. solicitó una concesión de explotación de 16 cuadrículas mineras y la apertura de una mina de magnesitas a cielo abierto en una zona de alta montaña (a 1.700 metros de altitud) en la Sierra de Tablado, en el nacimiento del río Manubles en Borobia, provincia de Soria, en una zona protegida por una Directiva Comunitaria.

El proyecto ha contado desde el principio con una firme oposición popular y también institucional, porque podrían verse afectados gravemente importantes recursos naturales y humanos no sólo de los municipios vecinos de Borobia y Ciria en Castilla y León, sino que también tendría serias consecuencias hidrogeológicas, ambientales y socioeconómicas para los municipios de las cuencas de los ríos Manubles, Ribota, Aranda e Isuela, en la cuenca del río Jalón, en la Comunidad Autónoma de Aragón. Y estamos hablando de una cuenca de, al menos, más de 8.000 habitantes.

El rechazo popular se ha canalizado a través de la Plataforma en Defensa del Agua y la Tierra, que agrupa a todas las asociaciones y personas a título individual que tanto desde Castilla y León como desde Aragón están a favor de un desarrollo rural sostenible y en contra de este proyecto de explotación y transformación minera de Borobia. Igualmente se creó la Coordinadora de Municipios Afectados por la Mina de Borobia, para agrupar a los ayuntamientos que se oponen a esa mina, fundamentalmente de las comarcas aragonesas del Aranda y de la Comunidad de Calatayud.

Las razones de peso para oponerse a la mina de magnesitas se fundamentan en el estudio realizado por el Grupo de Hidrogeología de la Universidad de Zaragoza, cuya principal conclusión es que esta explotación minera tiene efectos negativos sobre el Dominio Público Hidráulico que son graves e irreversibles, afectando tanto a acuíferos como a ríos, con incidencia en el abastecimiento de agua a poblaciones, abastecimientos agrícolas y ganaderos, y medio ambiente relacionado (esto es, geomorfología de cauces, y fauna y flora acuáticas).

La explotación minera prevista se realiza a cielo abierto y se extiende por toda la cabecera del río Manubles, afectando a sus fuentes de nacimiento. Las labores de arranque, mediante perforación y voladura con explosivos, se realizan directamente sobre el único acuífero que existe en esa zona. Además, está demostrado que las afecciones sobre las aguas de la explotación minera incidirán tanto sobre la cuenca del Manubles como sobre la del río Aranda, que sufrirán una pérdida relevante de volumen de agua.

La actividad industrial de la mina degradará los ríos, y pondrá en peligro la biodiversidad existente, sin hablar de los riesgos de rotura inherentes a las balsas mineras (basta recordar el caso de la mina de Aznalcóllar en Doñana). Además, las emisiones a la atmósfera de la planta de tratamiento tendrán efectos negativos en las características físico-químicas del agua de lluvia, afectando a las tierras de Ágreda y al mismísimo Parque Natural del Moncayo.

Todas esas razones han motivado sucesivos acuerdos institucionales, destacando los producidos en las Cortes de Aragón en las últimas legislaturas, el último hace unas semanas, y todos por unanimidad, solicitando la prohibición de la explotación a cielo abierto de Borobia por el grave riesgo que supone de contaminación para las aguas. Cuando hablamos de acuerdos unánimes en un parlamento, quiere decir que no estamos ante un asunto partidista, sino ante un asunto que responde al interés general de la sociedad. En este caso, las instituciones aragonesas sí han sido sensibles a la preocupación de los vecinos de las comarcas afectadas.

En junio del año pasado se produjo un parón, cuando la administración autonómica castellanoleonesa canceló los derechos mineros a la empresa Magnesitas y Dolomitas de Borobia S.L., pero la pesadilla ha comenzado de nuevo: esos derechos han vuelto a salir otra vez a concurso y en octubre se han vuelto a adjudicar a la misma empresa, que ha vuelto a solicitar la concesión de explotación de las mismas 16 cuadrículas mineras, y el 3 de diciembre ha salido a información pública la admisión de esa nueva solicitud.
Por supuesto, ha vuelto a reactivarse la oposición vecinal e institucional frente a este proyecto. En marzo volvió a reiterarse por unanimidad el rechazo de las Cortes de Aragón, a iniciativa del GPCHA. Y ahora traemos aquí esta proposición no de ley para que las Cortes Generales sean conocedoras de este conflicto e insten al Gobierno a actuar, en el ámbito de sus competencias, tanto en materia de minería como de protección medioambiental, y sobre todo de dominio público hidráulico a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, con el objetivo de paralizar de forma inmediata y definitiva el proyecto de explotación minera de magnesitas a cielo abierto en Borobia (Soria) por su grave afección a recursos naturales y humanos, y por las serias consecuencias hidrogeológicas, ambientales y socioeconómicas que supondría para los municipios afectados tanto en la provincia de Soria como en Aragón en las cuencas de los ríos Manubles, Ribota, Aranda e Isuela, en la cuenca del Jalón.

Pido por tanto a todos los grupos parlamentarios el voto favorable a esta proposición no de ley.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Agua, Energía, Medio Ambiente, Territorio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s