Sobre el Día de Aragón y el fomento de la lectura (mi intervención)

Intervención del Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) Chesús Yuste, como portavoz en materia de Cultura del G.P. IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural, fijando la posición ante la Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario Popular sobre la elaboración de un Plan Integral de Fomento de la Lectura. (Pleno, 23/04/2013).

El señor YUSTE CABELLO: Señor presidente, señorías, en primer lugar, envío un saludo a los ciudadanos y ciudadanas de Aragón que hoy están celebrando su Día nacional y que esta mañana han participado en diversos actos reivindicativos para defender el autogobierno y para hacer frente a los recortes. Porque ya va calando el mensaje de que el desmantelamiento del Estado del bienestar y el ataque al Estado de las autonomías son las dos caras de la misma moneda: la política del Gobierno del Partido Popular. ¡Aragoneses, más rasmia y sin reblar!

También quiero felicitar el día, cómo no, a los escritores y escritoras, editores y editoras, libreros y libreras, y desearles que hoy estén vendiendo muchos libros, ojalá. Mucho ánimo, compañeros de la literatura, porque hoy es un día importante en el calendario y hay que aprovecharlo al máximo.

Dicho esto, debatimos esta tarde una proposición no de ley del Grupo Popular en la que se pide un plan integral de fomento de la lectura. Hoy es 23 de abril, hoy toca. Los libros salen a la calle y el Partido Popular nos invita a sumarnos a este acontecimiento trayendo aquí esta iniciativa. Me dicen los veteranos de la casa que es la iniciativa de todos los años por estas fechas o similar; pero siempre hay algún debate monográfico-libresco en torno a esta fecha. La duda que tengo es: ¿lo proponen hoy aquí porque el Gobierno no lo está haciendo y esa es la razón por la cual lo quieren impulsar? Se supone que está en el plan estratégico de la Secretaría de Estado de Cultura y, por lo tanto, no sé si necesita un impulso; me temo que igual el señor Lassalle necesita el impulso de su grupo parlamentario en otras cuestiones: en otras cuestiones de mayor calado para la política cultural como sería superar los obstáculos de algún otro ministerio. Ahí sí necesitaría, desde luego, el impulso de su grupo parlamentario y de toda la Cámara, pero lamentablemente eso no se da.

Ciertamente, soplan malos tiempos para la cultura y hacen falta todos los esfuerzos para impulsar las actividades culturales y creativas, y en esta tribuna en varias ocasiones nos hemos hecho eco desde La Izquierda Plural de las demandas de colectivos que agrupan a la cultura que se mueve, como la plataforma +Cultura en Aragón o la Marea Roja en Cataluña. Hoy, desde luego, lo hacemos con más razón. Un editor me decía esta mañana en mi paso fugaz por las casetas de los libros en el Paseo de la Independencia de Zaragoza que el problema es, sencillamente, que no se compran libros, no por razones más o menos extravagantes, sino, simplemente, porque la gente no tiene dinero en el bolsillo. La detracción del consumo en bienes y servicios culturales está siendo brutal.

La crisis desde luego ha golpeado a nuestra sociedad, el paro ha diezmado a nuestra gente —eso es cierto—, pero no solo es eso. No podemos ignorar que la política de este Gobierno también está contribuyendo decisivamente a empobrecer a nuestra sociedad, subiendo desproporcionadamente el IVA que penaliza el consumo, reduciendo sueldos vía reforma laboral, incautando una paga extra a los empleados públicos o recortando las pensiones. Todo eso sí es achacable a este Gobierno. En ese contexto, en esa situación ¿quién va a comprar libros?

La exposición de motivos de su proposición no de ley viene a decir que se compren libros digitales que son más baratos. Eso es como decir: el que tenga el capricho de comprarse un libro de papel que se lo pague. Si quiere oler a tinta, si quiere oler a imprenta, si quiere palpar el papel tintado, que se lo pague. Pues no es eso, señores y señoras del Partido Popular. El libro digital por supuesto ya se ha instalado entre nosotros, pero el libro vegetal, el libro de papel no ha muerto ni morirá nunca aunque haya algún Montag que pretenda quemarlos en el futuro. El problema es que limitarse a hablar hoy de un plan de lectura es ignorar las dificultades reales que están padeciendo las industrias culturales. Y hace falta una política de apoyo al sector, hace falta sacar del cajón las medidas tantas veces prometidas que de verdad apoyarían al sector y derogar esas políticas que están machacando a la cultura en estos momentos: que no se castigue la cultura para favorecer a las telecomunicaciones, por ejemplo. Y menos mal que no han hecho caso aún al Gran Hermano que desde Bruselas les reclama subir el IVA también de los libros. Cambien el chip. Animar a la lectura, sí, pero no es suficiente. ¿Incluirán en ese plan de fomento de la lectura el reforzamiento de las bibliotecas públicas? ¿Garantizarán que se completen las colecciones de libros y revistas culturales en esas bibliotecas? Su papel es fundamental para los lectores, especialmente en tiempo de crisis. No las olviden.

Sin más, concluyo remitiéndome al conocimiento del texto definitivo que se someta a votación después de la asunción o no de las enmiendas y de un texto transaccional resultante para poder fijar la posición de nuestro grupo parlamentario.

Muchas gracias. (Aplausos).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Cultura, Nacionalismo aragonés. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s