‘Tierra prometida’, cine contra el fracking

Mañana estrenan en las salas de cine españolas la película Tierra Prometida, que aborda el problema de la extracción de gases no convencionales a partir de una técnica muy agresiva llamada fractura hidráulica o fracking. Esta noche voy a tener la oportunidad de asistir al preestreno, organizado por Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra. Escrita y protagonizada por Matt Damon y con Gus Van Sant como director, sin duda nos ayudará mucho a desvelar los entresijos de la industria gasística y a divulgar los peligros del fracking que amenaza gran parte de nuestro territorio ante el respaldo incondicional del Gobierno Rajoy.  Aquí tenéis el trailer comercial:

La sinopsis que ofrece la distribuidora es la siguiente: En TIERRA PROMETIDA, Matt Damon encarna a Steve Butler, un vendedor que ha recorrido un largo camino desde su granja natal hasta la empresa en la que trabaja. Pero su trayectoria cambia de rumbo cuando llega a un pueblo donde encuentra muchos corazones abiertos y también muchas puertas cerradas. Gus Van Sant dirige la película a partir de un guión original de John Krasinski y Matt Damon, basado en una historia de Dave Eggers.
Steve y su compañera de trabajo Sue Thomason (la oscarizada Frances McDormand) llegan a McKinley, un pueblo duramente golpeado por la crisis financiera de los últimos años. Los dos representantes están convencidos de que los habitantes de McKinley estarán encantados de aceptar la oferta de su empresa a cambio de dejarles perforar pozos en sus granjas. Lo que en principio iba a ser un trabajo fácil y una estancia corta se complica profesionalmente cuando el respetado profesor de instituto Frank Yates (Hal Holbrook, nominado a un Oscar) reúne a los habitantes para explicarles de qué se trata, y personalmente cuando Steve conoce a Alice (Rosemarie DeWitt).     Pero las cosas se ponen mucho peor con la llegada del ecologista Dustin Noble (John Krasinski).

Esta entrada fue publicada en Cultura, Energía, Territorio. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ‘Tierra prometida’, cine contra el fracking

  1. 39escalones dijo:

    Con toda seguridad no voy a ir a verla: Damon, Van Sant y una buena dosis de hipocresía cinematográfica yanqui son más de lo que puedo tolerar, especialmente cuando el argumento sigue punto por punto los senderos ya trillados por otros («Un tipo genial», «Un lugar en el mundo», «Acción civil», «Michael Clayton», etc., etc.).
    Por otro lado, el número de abril de National Geographic publica un interesantísimo artículo acerca del fracking en varios lugares del noreste de EE.UU., con pros y contras. Estaba bastante familiarizado con los riesgos de esta práctica (especialmente con la contaminación de acuíferos que suele conllevar, pero no sólo de acuíferos, porque llega a ensuciar incluso la red de agua potable de los lugares donde hay explotaciones), pero desconocía algunas de sus presuntas ventajas, como el hecho de que la quema y explotación del gas a través de este método puede suponer un beneficio respecto al calentamiento global y al efecto invernadero en comparación con la quema y explotación del carbón. Es decir, que, en teoría, gracias al fracking, las emisiones de CO2 a la atmósfera en EE.UU. se han reducido en los últimos años, a medida que la explotación del carbón ha ido siendo sustituida por el fracking, y ese mismo efecto se está trasladando a otros países. Además, en el mismo número de la revista, se habla de la posible explotación del metano conservado en el polo, cuya quema previa a su evaporación contribuiría a reducir el calentamiento global.
    Como desconozco si se trata de un dato objetivo científicamente probado -como sería de esperar en una publicación con pretensiones científicas- o es un argumento inducido por la propia industria a fin de contrarrestar las objeciones ecologistas a cambio de una buena inyección económica para la editora -como es de esperar siempre que hay yanquis por en medio-, lo que más me interesa de este asunto es que se expliquen los pros y los contras desde un punto de vista ecológico. Si es que hay pros, claro. Pero no confío ni en Van Sant ni en Damon para hacerlo. Una amiga mía dice que Damon siempre parece que está masticando anchoas…
    Un abrazo

    • Chesús dijo:

      Qué exigente eres, canalla. Es cine. No es una tesis doctoral. Creo que es buen cine, con historias de personajes, con sentimientos, que parece que podría ser tópica, pero que lo rompe con un giro inesperado. Sinceramente, visto desde la convicción anti fracking, creo que esta película puede contribuir a difundir los argumentos contrarios a este negocio que es una auténtica barbaridad.
      Y como crítico cinematográfico, creo que deberías verla antes de condenarla. Dale, al menos, el mismo beneficio de la duda que le das al poderoso lobby gasista. 😉

      • 39escalones dijo:

        Es que a Van Sant no le paso una desde que hizo esa birria de remake de «Psicosis» en color…
        Te haré caso, aunque no sea -ni quiero ser- crítico cinematográfico…
        Por cierto, más que del lobby gasista, soy de Vittorio Gasman…
        Abrazos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s