Valorando los nombramientos en el Consejo de Seguridad Nuclear

Cristina Narbona y Fernando Martí ScharfhausenAyer, antes de la Comisión de Industria, Energía y Turismo en la que compareció el ministro Soria para presentar el Plan Nacional de Turismo y la Agenda Digital, hubo otra sesión de la Comisión para que comparecieran los dos candidatos al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) nombrados por el Gobierno: el actual Secretario de Estado de Energía Fernando Martí Scharfhausen y la exministra de Medio Ambiente y diputada del PSOE Cristina Narbona. La cosa fue un paripé, como denuncia hoy El País, en la que, fruto del pacto PP-PSOE-CiU (que se reparten el CSN con un 2-2-1), se deshicieron en elogios unos a otros. Sin duda, resultaba enternecedor ver al portavoz socialista elogiar encendidamente los méritos del Sr. Martí (olvidando las críticas a su gestión al frente de la política energética del Gobierno durante este año) o al portavoz del PP loar vivamente a la Sra. Narbona (a pesar de su reconocida militancia antinuclear).

Así que me correspondió ser la única voz crítica. En nombre del G.P. IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural, voté contra la idoneidad del Sr. Martí como candidato a la presidencia del CSN, precisamente porque consideramos que su paso por la Secretaría de Estado de Energía es una malísima tarjeta de presentación. La gestión de este Gobierno en materia energética ha sido especialmente nefasta: frenando el desarrollo de las energías renovables, intentando prolongar la vida de las centrales nucleares obsoletas, fomentando la fractura hidráulica con el impacto brutal que conlleva, eliminando el plan de desarrollo de las comarcas mineras y rompiendo el diálogo con los sindicatos mineros… No sé si su nombramiento hay que interpretarlo como un ascenso en su carrera o es una manera elegante de cesarlo “por elevación”, pero esas especulaciones no nos interesan. Lamentablemente el candidato Martí se negó a responder a mis críticas con un absurdo “no puedo entrar en el debate”, obviando un trámite parlamentario que no debería convertirse en un paripé navideño, sino que debería haber sido una valoración política seria.

Por otra parte, valoré muy positivamente el nombramiento de Cristina Narbona, porque entendemos que con ella se abre paso en este organismo un pensamiento alternativo, en el que prima la preocupación medioambiental y la necesidad de impulsar una reforma energética hacia el uso de fuentes limpias y renovables. Que una política con su trayectoria y su preparación, crítica con la energía nuclear, entre a formar parte del CSN supone la ruptura del pensamiento único en materia energética. Y eso ya es un paso importante. Por eso, mereció nuestro voto favorable, lo que le garantizó ser elegida por unanimidad.

Terminé deseando buena suerte a ambos, ofreciéndoles la coalboración de mi Grupo y también nuestra máxima exigencia, en aras a la transparencia, la seguridad y la recuperación de la confianza en el trabajo del Consejo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Energía, Medio Ambiente, Política española. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s