El dato que falta en los análisis del 1-M

No sé por qué, pero todavía me sorprende la puerilidad con la que la mayoría de analistas y tertulianos comentan los resultados de la jornada electoral del 1-M. «Por primera vez, hay una mayoría no nacionalista en el Parlamento vasco», dicen exultantes. Pues sí, claro. Hay una mayoría nacionalista española en el Parlamento vasco. Pero eso no significa que la sociedad vasca haya experimentado grandes cambios en su actitud ante las urnas. Lo que ha ocurrido es bien sencillo de entender: se han ilegalizado dos candidaturas y, por tanto, se ha excluido a toda una corriente política, la denominada ‘izquierda abertzale’, el independentismo considerado ‘brazo político’ de ETA. No se puede analizar el 1-M obviando que cien mil vascos escogieron la papeleta anulada de D3M. Si hubieran sido válidos, hubieran supuesto un 8,2% y se hubieran traducido en 7 escaños. Obviamente en ese escenario se hubiera mantenido la mayoría nacionalista vasca (40 frente a 35) y no se hubiera dado la actual mayoría nacionalista española (38 frente a 37). La estrategia de ilegalizar a cualquier marca electoral de la ‘izquierda abertzale’ vinculada a ETA, junto a la enorme fidelidad de voto de ese electorado (las dos terceras partes de los votos de EHAK se mantuvieron fieles en el voto anulado a D3M), es la principal causa del vuelco electoral, sin la que no puede entenderse la nueva mayoría PSE-PP. Ignorarlo es engañarse al mus. Es matemática pura: excluyes a quien hubiera ganado siete escaños y, por tanto, te toca más en el reparto (2 al PNV, 2 al PSE, 2 al PP y 1 a EB).

Luego pueden hacerse otros análisis: que, en aras de un fuerte tirón bipartidista, el PNV de Ibarretxe se ha comido buena parte del electorado de sus socios de gobierno (EA y Ezker Batua-IU), mientras el PSE ha laminado al PP en el campo españolista. Sólo emergen, con fuerza (4 escaños), Aralar, la ‘izquierda abertzale civil’ (como suelen llamarse), escindida de Batasuna tras la ruptura de la tregua de ETA en 2000, y, en el otro extremo y con un único escaño, la UPyD de Rosa Díez.

Ahora hay varias opciones: un gobierno en minoría de Patxi López, preso del PP (que dispondrá de la llave de la mayoría parlamentaria); una coalición contra natura PSOE-PP (sólo unidos por la cuestión nacional, no por razones ideológicas; igual que, en el otro campo, ya ocurrió en el tripartito entre el PNV y los izquierdistas EA y EB-IU); o una coalición transversal entre PNV y PSE, a la alemana (o, más bien, a la norirlandesa, donde gobiernan juntos los partidos más votados de cada comunidad), algo excepcional que puede ser nueva artillería para Rajoy contra Zapatero. Creo que tardará en desenredarse el ovillo del futuro gobierno. Pero todo apunta a un escenario inestable.

Comentario aparte merece el ausente. Ya dijo Eugenio Etxebeste ‘Antxón’, antiguo dirigente de ETA, que habían perdido la guerra y que, si seguían así, también iban a perder la política. Pues sí. La sociedad vasca ya no acepta más violencia, ni siquiera la mayoría del electorado fiel a la izquierda abertzale ilegalizada. Lamentablemente la dirección de ETA perdió la oportunidad de retirarse ‘dignamente’ en el último intento de proceso de paz y ha arrastrado consigo al abismo a la ‘izquierda abertzale’. ETA es el principal obstáculo para articular un movimiento político democrático, con vocación mayoritaria, que defienda la independencia o lo que quiera por vías exclusivamente pacíficas y democráticas. ETA es el último residuo del franquismo y, si no se quita de enmedio, va a obligar a la gente que quiera hacer política desde las posiciones de la izquierda abertzale a soltar amarras de una vez. Que ya va siendo hora.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Elecciones, Política. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El dato que falta en los análisis del 1-M

  1. davicius dijo:

    Creo que olvidas una cosa en tu análisis Chesús. La campaña que ha hecho Patxi López ha sido magnífica, y no sólo por las formas, sino porque por vez primera en la historia reciente del País Vasco, un político no ha articulado su discurso en torno al problema «nacional» de Euskadi, sino que ha preferido hablar de ideas, de problemas, de soluciones, y de un verdadero programa de gobierno. Que el porcentaje de apoyo al PSOE haya aumentado un 8% respecto al de hace cuatro años no solo se explica por la ausencia de las candidaturas de la izquierda abertzale, sino también, en igual medida en mi opinión, por el hartazgo de la sociedad vasca ante un conflicto interminable.

  2. diegoincorregible dijo:

    Lo realmente interesante, es que los simpatizantes de las candidaturas anuladas (unos 100.000 votantes), teniendo la posibilidad de votar a Aralar (cuyo programa ideologico es el mismo, pero rechaza la violencia) y cerrar el paso a una mayoria parlamentaria no nacionalista, han elegido depositar las papeletas nulas y con ello, posibilitar esa mayoria no nacionalista.
    Estas elecciones, las decidian los simpatizantes de batasuna y antes que repudiar la violencia han preferido un gobierno no nacionalista aunque resulte mas alejado de sus principios, ellos sabran por qué (¿Sera por aquello de cuanto peor, mejor?). Ademas de matones, inconsistentes.
    Y una segunda reflexion, en pais vasco los nacionalistas solo disponen de mayoria
    (parlamentaria) si cuentan con quienes no estan dispuestos a renunciar a las armas y la amanaza. ¿Puede considerarse una mayoria así legitima? en todo caso, lo que esta claro es que resulta mas «antinatura» un gobierno del PNV investido con algunos de los votos de Batasuna, como en la anterior legistura, que otro del PSOE con los votos de PP y UPD. Por lo menos estos ultimos, estan todos de acuerdo en el respeto al pluralismo y en los procedimientos democraticos.

  3. Pingback: El dato que falta en los análisis del 1-M | Bloglíticos

  4. Pingback: Jornadas de reflexión… « El blog de Juan Campos

  5. Chesús dijo:

    David y Diego:
    Pues sí. Patxi ha hecho una campaña muy buena, no lo dudo. Y la fidelidad de los votantes de la izquierda abertzale ilegalizada que han preferido votar la candidatura anulada antes que optar por el PNV, EA o Aralar ha tenido un efecto en el escrutinio, claro que sí. Ya lo he apuntado yo.
    No obstante, lo único que pretendía evidenciar es que la correlación de fuerzas entre vasquistas y españolistas en Euskadi se mantiene bastante parecida a los comicios anteriores. No ha habido un gran vuelco en los votos emitidos (si tenemos en cuenta los 100.000 nulos de D3M), aunque sí ha habido un vuelco en el arco parlamentario, fruto de la ilegalización.
    Ya he apuntado que el gobierno PSOE-PP sería contra natura, tan contra natura como ha sido el PNV-EA-IU. Ambos serían gobiernos de frente nacionalista (españolista uno y vasquista el otro).
    David, dices que Patxi en campaña ha hablado de soluciones a los problemas (y no del rollo identitario). Estupendo. ¿Con qué apoyo parlamentario va a desarrollar esas políticas progresistas en educación, sanidad, servicios sociales, economía…?, ¿con el PP? ¿Acaso comparten una misma visión política sobre esas materias? Si es así, ya no tendrá ningún problema Zapatero para gobernar, ¿no? Seguro que contará con el PP en el Congreso y en el Senado, ¿o no?
    Pues no, por eso preveo una legislatura inestable en Euskadi.

  6. Chesús dijo:

    Y en cuanto a lo de «cuanto peor, mejor», seguro que es sí. A la dirección de ETA le vendría muy bien uan gobierno PSOE-PP y, si lo presidiera Mayor Oreja, todavía mejor, para entrar en una dinámica acción-reacción que le pudiera «legitimar» ante su público. Pero sinceramente creo que, aunque se diera eso (que no se dará, porque Patxi no es tonto), la sociedad vasca ya no se traga ninguna milonga más por parte de ETA, ni siquiera la base electoral de la izquierda abertzale más afín. Por eso, si ETA confiara en su brazo político, se quitaría de en medio de una vez, pero me temo que esa gente no tiene la formación política suficiente ni el talento necesario para leer los acontecimientos y tomar las decisiones propias del siglo que vivimos. Son el último residuo del franquismo, ya lo he dicho antes. Y todavía no son como el GRAPO porque cuentan (todavía) con 100.000 votantes irreductibles que, aunque no les guste la violencia, «comprenden» el sentido histórico de ETA y son capaces de votar nulo antes que pasar página. A ver si maduran…

  7. Ponzán dijo:

    que otro del PSOE con los votos de PP y UPD. Por lo menos estos ultimos, estan todos de acuerdo en el respeto al pluralismo y en los procedimientos democraticos.

    os creeis eso? el PP y UPD pluralistas y democráticos?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s