Se acabó…

Pasó la tormenta. La mayor fiesta del agua en la tierra apagó sus luces. La Expo cerró sus puertas. 93 días irrepetibles. Más de cinco millones y medio de visitas. Llega el momento de hacer balance. Y de pagar las facturas. Ahora es el momento de comprobar si existe vida después de la Expo. Durante este tiempo he fardado ante la gente de fuera de que en la post-Expo de Zaragoza estaba todo previsto. Ahora veremos si la realidad no me deja mal.

Acabó la Expo, pero nos quedan unas infraestructuras que llevábamos décadas reclamando y que hubierámos debido reclamar durante unas décadas más si no llega a ser precisamente por la Expo (autovías, cinturones de ronda, servicio ferroviario de Cercanías…). Lo mismo podríamos decir del Plan de Riberas o de los nuevos puentes sobre el Ebro. Hoy son una realidad. La ciudad cuenta con un nuevo espacio urbano y ciudadano, lleno de equipamientos emblemáticos, como la Torre del Agua o el Pabellón Puente (que gestionarán la CAI e Ibercaja respectivamente como centros de exposiciones absolutamente singulares), como el Pabellón de España (que albergará un instituto de I+D sobre el cambio climático), como el Pabellón de Aragón (futura sede del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón), como el flamante Palacio de Congresos o como el Acuario fluvial (importante recurso turístico a partir de ahora). Quedan también los pabellones de países que se reconvertirán ahora en un parque empresarial, del que el 50% ya está comprometido y donde parece que va a ubicarse la Ciudad de la Justicia (lo que, por cierto, salvaguardará el Palacio de Fuenclara y la Imprenta Blasco para equipamientos culturales del casco histórico, a pesar de la disparatada idea de Belloch de convertirlos en sedes judiciales).

Y queda también lo que llaman el legado de la Expo: las reflexiones de la Tribuna del Agua y sus conclusiones, sintetizadas en la Carta de Zaragoza. Un mensaje que deberá llegar a los gobiernos de todo el mundo y cuyo cumplimiento los pueblos, la ciudadanía planetaria, deberá exigir. Por cierto, los gobiernos de Zaragoza y de Aragón, igual que el Gobierno español, deberán ser los primeros en dar ejemplo. Porque una cosa es predicar el uso racional del agua y la sostenibilidad y otra muy distinta ser ejemplos de gestión sostenible. El trasvase del Ebro a Barcelona que pretendió Zapatero la pasada primavera es radicalmente incompatible con la Carta de Zaragoza (que consagra la unidad de cuenca explícitamente). Como también se ha demostrado incompatible con el mensaje de la Expo la chapuza que ha perpetrado el Ayuntamiento de Zaragoza intentando forzar la navegabilidad del Ebro con barcos que no cabían en el lecho.

Se acabó la Expo, pero comienza la post-Expo, que debería ser también apasionante. Hemos demostrado que los aragoneses sabemos hacer grandes cosas. Muy bien. Ahora deberemos hacer frente a la crisis económica. Un nueva etapa llena de incertidumbres se asoma por la puerta y el optimismo derivado de la Expo no debería engañarnos sobre los retos que nos toca abordar en este nuevo escenario.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Agua, Urbanismo, Zaragoza. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Se acabó…

  1. Carlos Mata dijo:

    No sé si me equivoco, pero creo que el Presidente del Gobierno de España fue el único que se comprometió con la Carta de Zaragoza. Digo «comprometerse», que no es lo mismo que «alabar». ¿Es así? En ese caso habrá que ir recordándoselo a JLRZ y pedir ese compromiso firme a JAB y a MI.

    Saludos.

  2. Chesús dijo:

    Pues sí, ZP se comprometió explícitamente a dar ejemplo cumpliendo con la Carta de Zaragoza. Por su parte Belloch habló de muchas cosas, pero no citó esta cuestión. Marcelino tampoco; en uno de sus habituales discursos huecos a que nos tiene acostumbrados, no dijo nada de nada.
    Así que la sociedad civil y los representantes políticos tenemos faena por delante exigiendo el cumplimiento de las conclusiones de la Tribuna del Agua y la Carta de Zaragoza.
    Salud.

  3. Pingback: RANILLAS, UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA HACER CIUDAD « EL BLOG DE CHA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s