La Romareda: aquí no pasa nada

El lunes se publicó en la prensa un artículo de opinión del portavoz municipal de CHA en el Ayuntamiento de Zaragoza, Antonio Gaspar, sobre las novedades acerca del campo de fútbol de La Romareda. Resulta curiosa la posición del Real Zaragoza (mientras las instituciones deciden a dónde se va si es que se va, modernizar el actual estadio y añadirle un potente espacio comercial, en una versión «rebajada» del proyecto de CHA) y también la sumisión del PAR (parece que, una vez en la poltrana, ya no se muestra tan beligerante contra el proyecto que impulsó el equipo de Antonio Gaspar). Dado el interés de este artículo, aquí lo tenéis.

La Romareda: aquí no pasa nada

Antonio Gaspar

El gobierno PSOE-PAR ha iniciado su andadura en el ayuntamiento bajo el signo de la perplejidad. Nacido de un pacto en minoría (situación poco común en el panorama político), empezó impulsado por la inercia del gobierno anterior (hasta el punto de adjudicar el proyecto de tranvía, tan vituperado por el PAR a lo largo de la campaña electoral), para acabar diluyéndose en la inoperancia.

Hay guarderías construidas y cerradas al público, centros deportivos y cívicos en construcción que van languideciendo, reformas de calles que se alargan en el tiempo y proyectos que se han caído de las previsiones. Frente a la realidad cotidiana de la ciudad, algunos fuegos de artificio para ver si suena la gaita: lanzan la idea de recalificar el Palacio de los Deportes (“El Huevo”), de quitar el campus de San Francisco, de privatizar las instalaciones deportivas municipales “porque no son económicamente rentables”… Después, ponen cara de “a mí que no me miren que no he sido”.

Mientras tanto, la política ha pasado de ser gestión a ser >em>digestión (lenta y pesada) y practican el inmovilismo como estrategia que les permite continuar gobernando para no hacer nada. Si este “dolce far niente” que se ha extendido como una epidemia dentro del PSOE proporciona buenos réditos electorales, ¿para qué cambiar? ¿Por qué darle a la gente lo que no pide?

El nuevo capítulo de la Romareda es más de lo mismo: un acuerdo entre DGA y Ayuntamiento para que todo siga igual sin molestar a nadie. Sólo pretenden que se olvide la crisis generada por el PAR cuando llevó a los tribunales al Ayuntamiento, y paralizó el nuevo estadio en su ubicación actual (proyecto Lamela impulsado por CHA en el 2005). Huida hacia delante.

Tiene la misma filosofía PSOE-PAR: tomar decisiones es buscarse problemas, así que mejor no decidir y dedicarse sólo a ser gobierno, en una ecuación en la que gobernar = estar sin más, y el objetivo supremo de estar es permanecer. Por cierto ¿conocen algún otro país en el que el partido más votado y que gobierna en las Instituciones no tiene opinión sobre las cosas que suceden en la sociedad que le toca gobernar?

Hay además una demostración de praxis de la comunicación impresionante: DGA y Ayuntamiento emplean toda su artillería para poner de relieve que el Zaragoza anuncia el traslado del campo a las afueras de la ciudad. ¿Adonde? (¡?) ¿Cuándo? (¡?)

En realidad el club solicitó permiso para seguir en Romareda, mejorando las instalaciones y construyendo además un espacio comercial, y anunció que seguirá ahí mientras no haya otro lugar más rentable al que trasladarse, que incluya transporte público, viviendas y habitantes que compren (lógico ¿o conocen Uds. a alguien cuyo objetivo sea perder dinero?).

Visto así todo encaja: el alcalde Belloch diciendo que en el tema del estadio hará lo que digan los demás, el teniente urbanístico Pérez Anadón afirmando que en cinco años puede estar construido el estadio (con lo que ha visto de plazos y obras, él, que ha sido presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro), el teniente deportivo Blasco Nogués suplicando que la remodelación sea solo de “chapa y pintura”, para que no dé la sensación de que se quedan, el presidente Bandrés afirmando que lo que van a hacer no es el proyecto Lamela…

También encuentra así su sentido que a nadie le preocupe qué pasa con Acciona-Sacyr (adjudicatarios de una obra recurrida en los tribunales) o con Isolux (que explota un aparcamiento cuya rentabilidad está condicionada por la presencia del estadio) o que nadie se pregunte quien pagará los 80 millones de euros que costaría un nuevo estadio en otro lugar. Hay que capear el contexto político, pero la conclusión está clara: en el año 2025 seguiremos viendo al Real Zaragoza en la Romareda, aunque sin las instalaciones modernas que planteaba el proyecto Lamela.

Eso sí, el PAR contento porque está en el gobierno. El estadio ya no es tan importante. En fin, feliz digestión mientras no haya cierzo.

.
 

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Urbanismo, Zaragoza. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Romareda: aquí no pasa nada

  1. Adrián dijo:

    Este equipo de gobierno ha parado de un plumazo todas medidas progresistas que se habían tomado en estos últimos cuatro años: vivienda protegida, paralización de escuelas infantiles… Además el estadio de fútbol va a ser una mala copia del proyecto de CHA y el Tranvía lo pararán (y si no al tiempo). Penica de país!

  2. Valentín dijo:

    Esta semana hemos empezado a ver movilizaciones ciudadanas frente a las políticas(por llamarles de alguna manera) del PSOE-PAR en el Ayuntamiento de Zaragoza. Creo que no serán las últimas porque la falta de sensibilidad social que está manifestando el gobierno municipal, junto con su ausencia de proyectos serios para la ciudad auguran la inevitable contestación social.
    Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s