Los silencios y los compromisos con Aragón de la ministra de Fomento

Ayer fue una larga jornada parlamentaria en el Congreso. Tras el Pleno en el que se convalidó el decretazo que paraliza el desarrollo de las renovables (con nuestro voto en contra) y en el que pude interpelar al ministro de Industria sore los recortes en el Plan Miner, se produjo la comparecencia de la ministra de Fomento Ana Pastor en la Comisión correspondiente para explicar sus proyectos para la legislatura. Comenzó cerca de las dos de la tarde y se prolongó durante más de seis horas. Por mi parte, seguí con atención la intervención de la ministra, aunque luego tuve que regresar al despacho a preparar la moción sobre el desarrollo alternativo de las comarcas mineras que deberá debatirse el próximo martes en Pleno.

De entrada, Pastor se puso la venda antes de la herida, refugiándose en la ingente deuda de las empresas del Grupo Fomento (el abanico de empresas públicas dependientes de su ministerio), para, a continuación, lanzar su nueva planificacion, el Plan de Infraestructuras de Transporte y Vivienda (PITVI), que, con un horizonte 2024, sustituirá al PEIT del Gobierno anterior. Enumeró infinidad de obras, que garantizarán el protagonismo de su ministerio en todas las comunidades autónomas, destacando sobremanera Galicia (la minha terra galega de la ministra, para que luego digan que da igual de dónde son los ministros).

Con respecto a Aragón podríamos destacar las obras que sí citó, pero también las que olvidó. No se comprometió con los desdoblamientos de la N-232 ni de la N-II (citó la A-2, pero se refería a la mejora de la autovía Madrid-Zaragoza, no a la conversión en autovía del tramo sin desdoblar Fraga-Alfajarín). Tampoco citó las líneas de alta velocidad Castejón-Zaragoza y Zaragoza-Teruel-Valencia, dejando colgado el AVE Cantábrico-Mediterráneo. Y entre las líneas de Cercanías ferroviarias de diversas ciudades por las que se apuesta, ignoró Zaragoza (cuyo convenio de ampliación firmó el anterior ministro con el alcalde de Zaragoza, por exigencia de CHA). Tampoco formuló ningún compromiso con la reapertura de la línea internacional de Canfranc (aunque citó Canfranc en un listado de obras, sin especificar plazos ni presupuestos).

Eso sí, la ministra mencionó su compromiso con la autovía Pamplona-Jaca-Huesca-Lleida, la Daroca-Calatayud, la Alcolea del Pinar-Monreal del Campo y la Cuenca-Teruel, así como con la variante sur de Huesca. También informó de que había revisado la propuesta del Gobierno anterior sobre redes transeuropeas, dándole a la Travesía Central Pirenaica la misma prioridad que Blanco había dado a los Corredores Atlántico y Mediterráneo.

La ministra tendrá la oportunidad de aclarar las dudas y corregir los olvidos (si es que tiene voluntad de hacerlo) cuando responda a las preguntas que le formulé hace semanas sobre cada una de estas obras que se reclaman desde Aragón.

En un horizonte 2024, que obras, no solo prioritarias sino urgentes, queden excluidas de la planificación del ministerio durante los próximos doce años es una muy mala noticia. Es el momento de que las instituciones aragonesas establezcan prioridades y alcancen acuerdos para exigir a Pastor, con la fuerza de la unanimidad, la inclusión de las reivindicaciones aragonesas en el nuevo PITVI, que se aprobará en Consejo de Ministros en el mes de julio. Aragón no puede perder ese tren.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Actividad parlamentaria, Comunicaciones, Huesca, Teruel, Zaragoza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s